Inicio > Cómo crear negocios exitosos > ¿Ventajas? de la privatización

¿Ventajas? de la privatización

diciembre 10, 2013, 23:17:37 Deja un comentario Go to comments

Gracias a la reforma energética se ha puesto nuevamente de moda la polémica con respecto a la privatización de PEMEX. Por todo el país -México-, se escucha el clamor de gente que tiene temor a que nuestra industria petrolera vuelva a manos privadas, como en antaño. También hay defensores y no me atrevo a indicar cuál de estos grupos representa los más o los menos.

Lo que si puedo hacer, es hablar un poco al respecto y comentar porque unos no desean que se lleve a cabo una privatización y otros defienden esta medida con tal ahínco, que pareciera que les va su propia vida en el proceso.

Aunque me parece evidente, comencemos con referirnos al término privatización. Como el lector seguramente lo sabe, la privatización consiste en la venta de algún bien, industria o recurso, patrimonio de una nación, a empresarios con el fin de que estos cojan las riendas de este bien y lo exploten con fines de lucro.

Lo contrario a una privatización sería la adquisición de dicho bien, industria o recurso, por parte del estado, lo cual se realiza mediante una nacionalización o estatalización.

Algunos países han recurrido a la nacionalización de ciertos recursos con el fin de trasladar el control de estos al Estado.

La adquisición de recursos por parte del Estado se ha realizado cuando se ha tenido la percepción de que permitir la propiedad de estos por parte de la iniciativa privada puede resultar dañina para los intereses del Estado o de sus individuos.

Esta es la razón que se nos ha dado para justificar la expropiación petrolera a los mexicanos durante la administración de Cárdenas, aunque hoy por hoy, no es un secreto que dicha industria ha sido utilizada por el Estado como un medio para financiar el funcionamiento de este, más que para traer igualdad social al pueblo de México.

Con el anuncio de la reforma energética, estalló nuevamente la controversia debida al supuesto de una privatización de la industria. Más tarde, se ha establecido que tal privatización no tendrá lugar y que lo que se persigue con ella es -en realidad-, modernizar una industria que se considera obsoleta, a través de obtener recursos privados para este fin.

Al parecer, esta explicación pretende convencer al mexicano de que se busca obtener una ventaja pero, ¿realmente es así?

Quizá PEMEX no se privatice, pero para lograr la modernización de la industria petrolera será necesario inyectar a esta capital privado, que se utilizará para la adquisición de nuevas tecnologías, las que necesariamente deberán provenir del extranjero. Aunque un inversionista local esté interesado en intervenir en uno o más procesos de la industria, deberá contar con la tecnología apropiada y esto puede significar que la tecnología apropiada provenga del extranjero.

Aún cuando esto parezca inocuo, la implementación de nuevas tecnologías provenientes de países desarrollados debería hacerse mediante convenios en los que ambas partes tengan algo que ganar. Por ejemplo, al inversionista que suministra la tecnología podría cedérsele algún beneficio, tal como un porcentaje sobre la producción o el control de algún proceso en particular; a cambio, este debería garantizar una transferencia tecnológica, lo que implica que capacitará a personas con el fin de que estas no sólo puedan utilizar las nuevas tecnologías, sino también crearlas.

El verdadero dilema consiste en que sin importar quien sea dueño de la industria, la mera existencia de esta debería proporcionar un beneficio social. Siendo PEMEX una industria estatal, los beneficios por la posesión del petróleo deberían ser evidentes para el ciudadano.  Por el otro lado, si esta industria fuese propiedad privada, esta debería garantizar una mayor igualdad social.

La estatalización de recursos implica un mayor gasto público y este debe compensarse con medidas que prevengan la inflación. Tales medias pueden implicar más impuestos con mayores tasas impositivas, tasas de interés más elevadas que restrinjan la actividad económica o la emisión de divisas que conduzca a una moneda más barata. En otras palabras, la estatalización de recursos puede conducir a un desequilibrio que incremente la desigualdad social.

La privatización de estos -por otra parte-, si bien, puede acelerar el desarrollo, sólo lo hace cuando la iniciativa privada es capaz de reconocer que sin un modo de vida digno para los ciudadanos, no hay manera de que estos puedan consumir los productos que se derivan de ella, fomentando así el desarrollo económico.

En un país en el que sus leyes no pueden prevalecer sobre el individuo y que no es capaz de garantizar a sus ciudadanos la aplicación de la ley sin importar quién la haya infringido, la estatalización es peligrosa desde el momento en que promueve la corrupción en detrimento de sus ciudadanos. La privatización es igualmente peligrosa por las mismas razones y, aunque existan algunas ventajas de aplicarla, nunca existirán estas para beneficiar al pueblo.

Siempre hay intereses subyacentes en todas las decisiones que tomamos y estas sólo pueden beneficiar a la sociedad si los intereses en los que se respaldan son universales, en vez de particulares.

¿Es buena la privatización? Sin duda lo es, cuando se aplica en una nación en la que rige el imperio de la ley, en la que ningún individuo está por encima de esta.

¿Es mejor la estatalización? Sinceramente, no puedo recurdar un sólo caso en el que esta haya resultado beneficiosa para el pueblo.

Anuncios
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: