Inicio > Cómo crear negocios exitosos > Privatizar PEMEX o No Privatizar PEMEX, esa es la cuestión…

Privatizar PEMEX o No Privatizar PEMEX, esa es la cuestión…


Hace unos años, vi un programa de debate en el que participaron gente de diferentes partidos, hablando sobre la necesidad de inyectar recursos privados a PEMEX:

En lo particular, se discutía sobre la necesidad y conveniencia de instalar plataformas marítimas debido a que el petroleo se acaba en nuestro territorio. El PANista insistía en que era necesario hacerlo porque el petroleo se agota en nuestros litorales y muchos otros paises productores están ya sacando ventaja de dichas plataformas. Expuso como ejemplo a Venezuela que, con ayuda de inversionistas japoneses, estaban ya explotando mantos en aguas profundas.

El PRIista, en contraste, sacó la consabida letanía de que “PEMEX es de los mexicanos” y que “no se vale privatizarlo”.

Durante muchos años para mi resultó lógico que PEMEX debería ser privatizado pues, creo, se trata de una industria obsoleta y la inyección de inversiones privadas le daría también eficiencia. Más aún, si un grupo de inversionistas ingresaran en esta industria, la competencia entre ellos -por las leyes naturales del mercado-, podría producir condiciones que beneficiasen principalmente al consumidor.

Partí de una suposición falaz.

En principio, ningún político admitiría que cuando se expropió PEMEX, se pidió a la gente que ayudara con sus posesiones -por modestas que fueran-, para poder pagar a los ingleses y otros extranjeros el costo de la expropiación. La gente de buena voluntad contibuyó con lo que tenía, entregando hasta gallinas, con el fin de juntar lo necesario para pagarle a los productores extrajeros el costo de la expropiación. Por eso es que se dice que PEMEX es de los mexicanos, porque de hecho, así es. Fue el pueblo de México -y no Cárdenas ni los políticos, ni gobiernos PRIistas-, quien pagó por PEMEX.

Cuando esto ocurrió, Cardenas y -en general, la élite política PRIista contemporanea-, coqueteaba mucho con intelectuales soviéticos y había una marcada tendencia hacia el socialismo.  El haber expropiado PEMEX resultó una acción con marcado sesgo socialista. El principal problema del socialismo -o economía centralmente planificada-, es que para su funcionamiento, el gobierno debe invertir fuertemente en su infraestructura, muchas veces generando déficits que -a la larga-, se acumulan en deuda pública -si, las crisis económicas mexicanas; para allá voy-, la que muy bien puede salirse de control, como hemos visto a lo largo de la historia de nuestro país en innumerables ocasiones y que ha conducido invariablemente a rescates bancarios, como la nacionalización de la banca hacia fines del gobierno del perro de la colina y el tristemente célebre FOBAPROA.

Al menos, en ese sentido, la privatización de cualquier industria parece sumamente razonable.

Si lo es, ¿por qué entonces no privatizar PEMEX? (… y no me vengas con la cansina letanía de que “PEMEX es de los mexicanos”).

Existen algunos monopolios que configura el Estado porque al hacerlo de esta manera se previene la intervención extranjera en la industria, ya que hacerla funcionar es tan costoso que prácticamente no existen inversionistas locales que puedan financiarla.

La razón por la que se expropió PEMEX fue para arrebatarle el control a los inversionistas -principalmente ingleses-, de la época en que la expropiación tuvo lugar. En sí, se les compró la industria para que ésta fuera controlada por capitales nacionales. Sin embargo, la inversión requerida era tan grande que era muy dificil que inversionistas locales pudieran asumirla. Por ello, el gobierno la convirtió en una industria controlada por el Estado.

Para los capitalistas puros esto se parece mucho al socialismo… y no se equivocan. Es el Estado quien asume el control de la industria que es expropiada; es decir, su operación está centralmente planificada.

Al asumir el Estado el control de esta industria, se persiguen dos fines: (1) que la industria en cuestión quede bajo control nacional y (2) evitar la inyección de recursos financieros extranjeros.

De lo primero ya hablamos abundantemente; con respecto al segundo punto, entenderlo no es tan complicado en realidad. Al ser el petroleo un recurso natural y -como ocurría antes de la expropiación-, permitir a extranjeros explotarlo, estábamos cediéndoles a ellos los beneficios de un producto que era nuestro y lo peor de todo es que la participación que nos tocaba era pírrica. Enriquecíamos a gente de otros países que nos mantenía esclavisados mientras ellos incrementaban las riquezas acumuladas en sus arcas.

Si el resultado de permitirle a extrajeros explotar nuestros propios recursos naturales fuera equitativo, darles esa oportunidad quizá no sería tan malo; sin embargo, la mayoría de las veces no es así. Considera el caso de las minas de diamantes en África.

Por esa razón fue bueno que el gobierno Cardenista expropiara el petroleo y por esa misma razón es bueno no ceder a la privatización de PEMEX.

Si PEMEX se privatizara, inmediatamente la industria pasaría a control extranjero, obteniendo ellos los beneficios mientras el pueblo es sumido en la más deplorable pobreza. Por eso PEMEX debe continuar siendo una industria controlada por el Estado.

Ahora bien… ¿y que hay de Slim? Después de todo es uno de los hombres más ricos del mundo. ¿Por qué no adquiere él derechos sobre esa industria? Quizá algo peor que tener un monopolio es permitir la formación de oligopolios. En nuestro país, la riqueza está controlada si acaso por 8 individuos -de más de 100 millones de mexicanos-. Si se les diera a ellos el control sobre la industria de los hidrocarburos, la convertirían en un oligopolio, impidiendo de esta manera que se propiciaran las condiciones para beneficiar al consumidor. Tan sólo hay que recordar lo que terminó ocurriendo cuando Slim adquirió el control de TelMex.

Solía pensar que era una buena idea privatizar PEMEX. Hoy, sinceramente ya no pienso así y estos son mis argumentos.

Manuel Manrique

Anuncios
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: