Archivo

Archive for 5 agosto 2012

Knight Capital Group en crisis después de una pérdida de $ 440 millones de dólares en el comercio de acciones

agosto 5, 2012, 19:02:24 1 comentario

La firma de servicios financieros globales de Estados Unidos ve arrasado su capital debido a un fallo de software que hunde sus acciones un 80% en un par de días.

Reuters in New York

guardian.co.uk, Friday 3 August 2012 07.52 BST

Traducido por Manuel Manrique

El quiosco de Knight Capital en el piso de la Bolsa de Nueva Yor. Fotografía Brendan McDermid / Reuters

El quiosco de Knight Capital en el piso de la Bolsa de Nueva Yor. Fotografía Brendan McDermid / Reuters

Knight Capital Group Inc está peleando por su supervivencia después de enfrentar una pérdida de $440 millones de dólares en el comercio de acciones ocasionada por una falla de software que arrasó con la mayoría de su capital, forzando a Knight a buscar nuevo financiamiento ya que sus acciones cayeron hasta en un 80% en dos días.

Muchos de los más grandes clientes de la compañía, incluyendo TD Ameritrade, el Número 1 de corretaje al por menor en Estados Unidos, en volumen de comercio y los gigantes financieros Vanguard y Fidelity Investments, detuvieron sus órdenes a través de Knight. Uno de los más grandes temores es que la compañía colapsará, dejando a sus asociados con pérdidas.

“Ellos tienen hasta 48 horas para reforzar la confianza”, dijo James Koutoulas, director de un grupo de defensores de los ex clientes de firmas de corretaje MF Global y Peregrine Financial.

Knight dijo que estuvo “trabajando activamente en sus activos estrategicos y alternativas de financiamiento”, aumentando la probabilidad de que la empresa se venda o enfrenten la bancarrota debido a la pérdida y el daño posterior a sus negocios.

Como uno de los creadores de mercados líderes en el comercio de acciones de Estados Unidos, Knight es una de las empresas vitales para una negociación ordenada. Los creadores de mercados empatan órdenes de compradores y vendedores y frecuentemente proporcionan liquidez al entrar al mercado ellos mismos.

La velocidad con la que Knight ha sido develado ha sido particularmente inquietante para los inversionistas y los mercados. Fue el resultado de problemas con el software de comercio de la empresa que emitió órdenes destellantes y falsas al mercado por 45 minutos el Miércoles y dejó a Knight con grandes pérdidas en numerosas acciones que compró a precios inflados.

“Esto es como un reactor nuclear o un aeroplano”,  dijo Roy Niederhoffer, cuya dirección de RG Niederhoffer Capital usa Knight. “Tiene que haber una manera de revisar el estado del sistema completo”. Dijo que no hay excusa por la que Knight no actúe con rapidez.

Knight está en pláticas con Silver Lake Partners –firma comercial respaldada por Virtu Financial LLC-, sobre un posible acuerdo, según el Wall Street Journal.

Un vocero de JPMorgan declinó a comentar. Una vocera de ambos –knight y Silver Lake-, también se rehusó a comentar.

Más tarde –el Jueves-, la firma planificó establecer un centro de datos para licitadores potenciales que revisarán sus libros, según una fuente familiarizada con la situación. Algunas firmas de capital privado estuvieron sopesando dónde revisar en los libros de la compañía, añadió la fuente, diciendo que la situación era fluida.

Un reporte de Bloomberg dijo que la firma contrató a Sandler O’Neill y Goldman Sachs para consultar sus pasos siguientes. Los oficiales de Goldman y Sandler O’Neill se negaron a contestar.

“Tienes que hayar a alguien que esté dispuesto a moverse relativamente rápido”, dijo la fuente. “Es un asunto de confianza.”

La pérdida sufrida por Knight de $440 millones de dólares ha reavivado el debate sobre si la tecnología ha elevado el riesgo comercial a niveles inaceptables.

La Comisión de Valores e Intercambio de los Estados Unidos dijo este Jueves que se debería considerar si se requerirán nuevas medidas para salvaguardar los mercados.

“Continuaremos revisando muy de cerca los eventos ocurridos ayer y los discutiremos con los reguladores, así como con Knight Capital Group”, dijo el vocero de SEC, Jhon Nester.

“También estamos considerando qué acciones adicionales podrían ser necesarias, si existen, más allá de las medidas posteriores a la caída repentina, que limitaron el impacto de las negociaciones de ayer”, dijo Nester.

Los defensores de los sistemas de comercio que pueden bombear miles de acciones a través de Wall Street en cuestión de milisegundos aseguraron que la falla no se originó en los sistemas, sino en la pérdida de control por parte de las firmas individuales.

Knight responsabilizó a un nuevo software de su ruptura tecnológica que redirigió un flujo de ordenes erróneas a la Bolsa de Valores de Nueva York el Miércoles, pero no ofreció ninguna explicación acerca del porqué los agentes no intervinieron inmediatamente para corregir los obvios errores.

Tomado de  The Guardian

Anuncios

Facebook, la burbuja sigue desinflándose

agosto 3, 2012, 16:20:41 Deja un comentario

Como lo señalé en uno de mis anteriores artículos: “Facebook: Una burbuja que se desinfla?“, Facebook continua su caída libre en picada. En los últimos días he leído un artículo tras otro refiriendo a una caída de los precios de las acciones de Facebook, sin que haya aparentemente un tope que la frene.

Según lo indicaba en la ocasión anterior, la caída de los precios de las acciones de Facebook puede explicarse con las expectativas que se crearon al momento de hacerse público, expectativas que apostaban a la publicidad como negocio en Facebook.

Si bien, este es un modelo de negocios bastante común en lo que respecta a los sitios Web, entender cómo funciona es crucial. Desde que comenzó a utilizarse en los medios de difusión, la publicidad se ha respaldado en la audiencia que tales medios pueden garantizar.

Los medios convencionales lo manejan de una manera bastante sencilla: ofrecen contenidos que les garantizan un determinado nivel de audiencia, e intentan mantener a su audiencia interesada en el contenido que ofrecen mientras insertan segmentos de publicidad que nadie pidió. Una persona que presencie alguno de los contenidos, enfrentará la disyuntiva de presenciar también los anuncios publicitarios para -en cuanto terminen-, continuar disfrutando del contenido que llamó su atención  en primera instancia, o buscar un nuevo contenido.

Al iniciar la Era de la Internet aparecieron un sin fin de sitios Web que pretendían sustentarse a través de la publicidad, como Yahoo. En aquella “explosión cámbrica” de empresas punto com, la publicidad era el pilar que mantenía en pie a todos esos ambiciosos proyectos de negocios basados en la Internet. Sin embargo, llegó la extinción en masa y la gran mayoría de esos “prometedores” negocios de la punto com terminaron desapareciendo. Pero regresaré a este punto en un momento.

Ahora bien, uno de los grandes de la naciente industria de la Era de la Información, Google, lo maneja de una manera mucho más directa. Google sabe que la razón principal de sus usuarios para utilizar su producto principal: el buscador, es su necesidad de encontrar respuestas.

La estrategia de Google no puede ser más subversiva: En vez de atascar su interfaz de banners, ligas, espectaculares y tantos otros instrumentos publicitarios, incorpora en sus resultados los anuncios, como parte de la respuesta que le da al usuario por su pregunta. En este sentido, Google es más como la sección amarilla. El usuario lo sabe y -de manera inconsciente- ha aprendido a aceptar que sea de este modo.

La era post-Google está llena de buenas ideas que fracasaron porque no supieron administrar una estrategia adecuada. Entonces entra en escena Facebook, que aparentemente estaba manejando las cosas de la forma correcta, acumulando audiencia y manteniendo la paciencia, esperando el momento justo de actuar.

De pronto, deciden que es buena idea incursionar en el mercado bursatil; y ¿por qué no? después de todo ya tienen mas de 900 millones de usuarios repartidos por todo el globo.

El primer día fue espectacular. Las acciones llegaron a cotizarse por encima de los 30 dólares, pero entonces comienza la masacre. El precio comienza a bajar y parece no haber nada que detenga su caída.

La explicación que se da a este fenómeno, es que hubo más inversionistas comprando derechos para vender, que adquiriéndolos para comprar. Veamos: Al comprar acciones, el inversionista las compra no por fetichismo, sino para venderlas en el momento que considere más apropiado. Después de todo, negocios son negocios.

En general, las acciones se compran cuando se estima que su precio ha alcanzado un piso y se venden cuando se estima que su valor ha alcanzado un techo; es decir, en palabras llanas: se compran barato y se venden caro.

En algunas ocasiones, sin embargo, la gente compra acciones porque percibe que podría estar perdiendo una gran oportunidad si no lo hace. Eso fue lo que ocurrió en la era de las punto com: los inversionistas que adquirían títulos de las nacientes ciber-compañías, lo hacían por el temor a quedarse fuera del barco; querían ser parte del hito a toda costa. Este es el origen de las burbujas económicas.

Lo que pasó con los inversionistas de Facebook, es que compraron las acciones para librarse de ellas tan rápido como les fuera posible. Con el bagage que dejó la amarga experiencia de las punto com, es dificil que un inversionista de nuestros días le tenga una fé ciega a este tipo de modelos de negocios, solo que en este caso, había poderosos fundamentos para actuar como los inversionistas lo hicieron.

Si bien, Facebook tiene 900 millones de usuarios, lo que Facebook debió considerar antes… no de basar su modelo de negocios en la publicidad, sino de trabajar en una estrategia para ingresar a este negocio que fuera mucho más pulida,  es la razón por la que estos 900 millones de usuarios usan Facebook: COMUNICARSE.

Los usuarios de Facebook no están buscando cosas que comprar, no andan de shopping, recorriendo los establecimientos de un mall, a ver qué compran, ni siquiera quieren enterarse de las ofertas del día; los usuarios de Facebook, solo quieren una herramienta que les permita extender su capacidad para comunicarse y expresar quienes son.

Facebook es, para ellos, no solo un instrumento para estar en contacto con sus conocidos, ni para conocer gente nueva, sino también una manera de delimitar un espacio vital en el qué mostar a los demás quienes somos como persona.

La gran fortaleza de Facebook radica en su capacidad para acercar a la gente; luego entonces, la estrategia que utilizó para ingresar en el mercado de la publicidad, suponiendo que funcionaría igual que como la publicidad funciona en la televisión, simplemente no estuvo bien diseñada.

Cualquier inversionista serio podría darse cuenta de ello de inmediato, pero también, cualquier inversionista voraz podría saber que esta era la gran oportunidad que estaban esperando: entrarían a la burbuja de Facebook, se mantendrían mientras el precio de las acciones alcanzaba su techo y entonces saldrían tan rápido como sus pies se los permitiesen. El resto fue solo el efecto dominó.

Ahora se pone en evidencia la existencia de 83 millones de cuentas falsas -tanto así como la población de Alemania-. Esto también era de esperarse. Donde existe un medio que acerca a las personas, también existe un nido de acosadores.

Regresando a la mítica historia de las punto com, la razón por la que desaparecieron la mayoría de esas “prometedoras” empresas es que su éxito estaba garantizado solo por expectativas. Todas se perfilaban como un nuevo tipo de industria; pertencer a la élite de las punto com, era un signo distintivo de haber ingresado a la Era de la Información. Muchas de ellas ofrecían rendimientos espectaculares, basados en el supuesto de que -de pronto-, todo mundo querría convertirse en sus clientes. Sin embargo, sus libros contables reflejaban una realidad patética.

No obstante, esto no significa en lo absoluto que no funcionen. Google es el mejor representante de que como negocio, la Internet tiene mucho que ofrecer. ¿Qué hizo entonces Google para convertirse en uno de los líderes de la industria? Esperar.  Esperar no solo el momento oportuno, sino esperar a que surgiera un modelo de negocios sólido que, aunado a una estrategia bien diseñada, garantizara el éxito de su proyecto.

A %d blogueros les gusta esto: