Inicio > Cómo crear negocios exitosos > La semilla ha sido plantada

La semilla ha sido plantada


Hoy a las 23:59:59 termina el periodo en que está permitido hablar sobre temas relativos a las elecciones de este próximo Domingo 1° de Julio de 2012, de manera que este es el último artículo que publicaré relativo al tema de las elecciones presidenciales en México y -por ello-, será aquel en que resumiré todo lo dicho hasta el momento.

Aquellos de mis lectores que no hayan podido correlacionar mis últimos artículos con el tema de los negocios serán compensados en este artículo, hacia el final del mismo, en donde explicaré porqué este tema es tan relevante para sus proyectos.

Comenzaré con una remiscencia de lo que se ha considerado como el fraude electoral del 2006. Como he dicho en numerosas ocasiones, existen fundamentos matemáticos que soportan la hipótesis de que durante las elecciones del 2006 un fraude haya tenido efectivamente lugar. Me permitiré insistir en que los diversos instrumentos matemáticos son de naturaleza incuestionable y anotaré -adicionalmente-, que esta hipótesis está sustentada no por uno, sino por varios estudios del evento que señalan -sin lugar a dudas- que el fraude realmente ocurrió.

Jorge A. López ha presentado una serie de videos en los que explica a detalle no solo que estudios destacan la existencia de un fraude en aquellas elecciones del 2006, sino también la mecánica de dichos estudios para llegar a estas conclusiones, el origen del fraude perpretado en contra de los intereses de la ciudadanía, la manera en que tuvo lugar y la probabilidad de que este vergonzoso evento se repita en estas elecciones:
Parte 1/8

Parte 2/8

Parte 3/8

Parte 4/8

Parte 5/8

Parte 6/8

Parte 7/8

Parte 8/8

Entender y aceptar esta realidad es crucial para comprender los efectos que el resultado de estas próximas elecciones -para bien o para mal-, tendrá sobre nuestros emprendimientos.

En el 2006 sentí -como muchos otros ciudadanos-, el terror de un posible regreso del PRI a la Presidencia, pero -confieso-, también permití que los medios administraran mi terror hacia la posibilidad de que un líder mesiánico y autoritario llegara a la Presidencia y sí, me refiero a López Obrador.

¿Cómo no sentir ese terror a que AMLO fuera presidente, si las imágenes transmitidas por los medios corroboraban lo que las palabras de los líderes de opinión afirmaban?

Tuvieron que transcurrir 6 años para ser capaz de visualizar la verdad subyacente y comprender la magnitud de su importancia.

Hoy tengo muy claro que si AMLO no hubiera actuado como lo hizo, el precio habría sido mucho más alto. Si AMLO no hubiera organizado todos esos mítines, marchas y plantones, México podía haber colapsado ante un estallido de la furia de un Pueblo defraudado.

En realidad, hoy, estoy muy lejos de admitir simpatía por López Obrador. En realidad, hay muchas cosas que le cuestionaría. La diferencia es que hoy, puedo valorar su versión de la historia, además de que estoy en posibilidades de evaluar las circunstancias del presente y -no solo eso-, también me sé capaz de visualizar futuros alternativos, no por artes de la adivinación -cosa que no se me da-, sino más bien por un escrutinio objetivo de lo que tenemos sobre la mesa.

Actualmente, tenemos una elección entre dos opciones: Una conformado por una pandilla de montoneros -tres de los contendientes- y la otra precisamente por AMLO. Estos dos grupos representan intereses opuestos. Por un lado -el de los montoneros, por supuesto-, la supremacía de la élite y por el otro -el de AMLO evidentemente-, el bienestar del Pueblo.

La prevalescencia de la élite se defiende a través de la compra de votos, la guerra sucia y el intercambio de favores por curules en el Congreso. No solo existe evidencia de todo esto -documentada prolijamente por el Movimiento Yo Soy #132-, sino que dicha evidencia está disponible por vez primera para quien quiera consultarla.

Ahora bien, la voluntad del Pueblo se encuentra también respaldada públicamente, a través de una serie de encuestas ciudadanas independientes que de manera casi unánime dan la preferencia del voto a Andrés Manuel López Obrador.

Estimación de la intención de voto según diferentes sondeos hasta el 25 de Junio de 2012.

Estimación de la intención de voto según diferentes sondeos hasta el 25 de Junio de 2012. Las cifras están expresadas en cantidad estimada de votos sobre la base de un padrón de 77,872,946 ciudadanos registrados.

Video de la 5a Encuesta Nacional Independiente:

Esta última referencia -la 5a Encuesta Nacional Independiente-, fue realizada con una muestra que incluyó respuestas de 1505 ciudadanos. Al principio, se me hizo una muestra suficientemente pequeña como para dar lugar a la suposición de una tendencia. Más tarde, se me aclaró que la encuesta de GEA-ISA se realizó sobre la base de una muestra de 1152 personas, lo que significa en pocas palabras que de existir una tendencia en la 5a Encuesta Nacional Independiente, también existe tendencia en la encuesta de GEA-ISA.

No obstante lo anterior -como decía líneas arriba-, es destacable que la mayoría de las encuestas independientes le den el virtual triunfo a Andrés Manuel López Obrador. Estadísticamente, un hecho se considera altamente probable cuando diferentes muestreos tienden hacia un mismo resultado y este es precisamente el fundamento de la información que destaco.

Ahora, si existe un fraude planeado -note que no lo estoy afirmando-, este se concretará a pesar de todo. De existir, la élite ha destinado ya una enorme cantidad de recursos económicos para instrumentarlo y no será fácil que abandonen su proyecto. Su problema consiste en seguir adelante sin que se produzca el riesgo de brotes de violencia ante un nuevo fraude en contra de la nación y es precisamente esta la razón por la que decidí escribir este artículo.

Hace algunas semanas envié un e-mail a los jóvenes de Yo Soy #132 para extenderles la siguiente propuesta, según se expresa en los puntos que enumero a continuación:

1. Aceptar pacífica y democráticamente la decisión popular, sin importar quién resulte ganador.

2. Exigir al Gobierno que permita la formación de un comité ciudadano independiente de auditoría del mismo Gobierno.

3. Exigir al Gobierno que se castigue en calidad de Traición a la Patria a cualquiera de sus representantes que actúe en detrimento de los intereses del Pueblo.

4. Ejercer como ciudadanos nuestro derecho a la Desobediencia Civil Pacífica siempre que consideremos que las acciones del Gobierno atente en contra de nuestros intereses como Pueblo.

La razón para extender esta propuesta -obviamente-, es porque un conflicto sangriento no tiene sentido en nuestros días. La verdadera Revolución inció en Mayo, sin disparar un solo tiro.

Esta es una Revolución de Información. Por primera vez en la historia de nuestro país, el Gobierno está expuesto. Los ciudadanos hemos tomado el poder gracias al empleo de un medio que el Gobierno no puede controlar: la Internet.

El Movimiento Anonymous ha hecho públicas una serie de advertencias contra la élite en las que deja claro que intervendrá si se violan las garantías que nos extiende nuestra Constitución.

Aún cuando Anonymous no lo hubiera hecho, el propio Pueblo ha demostrado abiertamente su reticencia a aceptar una nueva imposición y lo ha hecho haciendo uso de nuestro derecho inalienable a la Libertad de Expresión.

A esta fecha, el Gobierno no puede ejercer sobre el Pueblo el mismo tipo de poder que otrora ejercía. No puede manipularnos más y gracias a Yo Soy #132, hemos obligado al Gobierno a iniciar su propia evolución.

De existir los planes para un nuevo fraude, Jorge A. López ha dicho que éste se puede prevenir, asegurando la representación completa en cada una de las casillas que se instalen a lo largo del territorio nacional y a través de la participación de los ciudadanos en forma de votos.

Sin que se interprete como una intención de influir su decisión de voto y en cumplimiento a mi oferta al principio para mis lectores de ligar este artículo al tema central de este blog, deseo resumir mi visión de los efectos que tendría cada alternativa, en el caso de que ganase cualquiera de los candidatos.

Enrique Peña Nieto

Las propuestas de este candidato tienen abiertamente un sesgo neoliberal. Sustenta la economía del país en la inversión en infraestructura, la que -a su vez-, depende del otorgamiento de créditos productivos para motivarla.

Es de esperar que dichos créditos se otorguen si se garantiza el cumplimiento con mecanismos regulatorios que aseguren que son destinados a la inversión en infraestructura, por lo que no se puede esperar que estén disponibles para todo el mundo y -para que estos créditos sean posibles-, se hace necesaria una política monetaria expansiva, mientras se mantiene una política fiscal recesiva.

Lo anterior es necesario porque la estimulación de las inversiones solo puede conseguirse cuando la banca mantiene bajas sus tasas de interés pero, para que esto sea rentable, la inflación debe mantenerse bajo control.

La manera de conseguir un control de la inflación es reduciendo el gasto público o aumentando los impuestos, pero reducir el gasto público no es una opción, pues el gasto público destinado a la producción es necesario para estimular la inversión, así que lo más probable es que veamos un aumento en los impuestos -en el peor de los casos- o que se mantenga a los impuestos en su nivel actual.

Por otra parte, es necesario señalar la intención de estimular la inversión privada extranjera, con el fin de dar continuidad a las políticas neoliberales iniciadas por Salinas de Gortari, con el pretexto de que las circunstancias actuales a nivel global lo hacen imprescindible.

La parte de la historia que no se cuenta es que son precisamente esas políticas neoliberales las que han llevado al mundo a la situación actual. Más adelante, en este mismo artículo, ofreceré una serie de videos que explican mucho mejor que yo lo que estoy diciendo ahora.

Josefina Vázquez Mota

En esencia, sus propuestas no distan mucho de las de Enrique Peña Nieto, con la distinción de que enfatiza la relación con los Estados Unidos y la maneja como algo que debe fortalecerse con la intención de consolidar el TLC. Dado que prácticamente plantea lo mismo, lo que se enuncia para Enrique Peña Nieto es válido para Josefina Vázquez Mota.

Añado, sin embargo, que las propuestas de esta candidata implican -además-, un aumento en la desigualdad social.

Gabriel Quadri de la Torre

Las propuestas de este candidato son interesantes en el sentido de que promete una economía regulada por completo del mercado, al mismo tiempo que facilita las condiciones para que se motive la competitividad. Son propuestas muy ambiciosas, que parecen ideales, salvo que su realización depende por completo de que logre imponerse por encima de los intereses de quienes regulan las industrias más poderosas no solo del país, sino del mundo. Por ejemplo, hablando de la producción de energéticos, Quadri pone énfasis en la producción de energía limpia. Falta que pueda lograrlo, considerando que la economía global está altamente soportada por la producción de combustibles fósiles.

Andrés Manuel López Obrador

Aunque sus propuestas implican una enorme dependencia del gasto público, son -no obstante-, las propuestas más sensatas. Lo son, porque se sustentan en una economía de austeridad. Cuando una persona atraviesa tiempos difíciles en términos económicos, debe ser más estricta con sus gastos. Debe ajustarlos de manera que pueda cumplir con sus compromisos adquiridos y -al mismo tiempo-, debe implementar una serie de medidas que le garanticen que no solo arreglará su situación económica, sino que -en adición-, podrá continuar con una economía sana y en auge una vez que haya cumplido sus compromisos. Esto es precisamente lo que plantea López Obrador.

Se le ha comparado mucho con Chávez, en Venezuela. La verdad es que estas comparaciones carecen por completo de fundamento. Chávez busca consolidar el Socialismo en Venezuela, mientras que AMLO -si acaso-, está más cerca de la Social-Democracia, que es algo completamente distinto.

El Socialismo busca planificar desde los órganos centrales la Economía. La Social-Democracia centraliza principalmente los servicios públicos, pero mantiene la industria en manos de la iniciativa privada. Al menos en este último sentido, se parece mucho más a lo que hace China, que a lo que hace Venezuela. En China, a pesar de un régimen Comunista, se ha liberado la industria a la iniciativa privada desde fines de los 70s -en el siglo pasado- y los chinos decidieron hacer esto por todos los problemas sociales que se suscitaron a causa del régimen Comunista. Hoy en día, China es la economía con mayor crecimiento a escala global.

Sin embargo, es necesario apuntar al hecho de que hasta ahí llega el parecido. AMLO para nada pretende una República Comunista.

De hecho, el que gane un candidato de izquierda, aunque represente -que no es el caso-, a un partido Socialista, esto no significa que el país se vuelva Socialista. El que un país sea Capitalista o Socialista no depende del partido que ostente el poder, sino de las garantías que establece la Constitución.

En otras palabras, suponiendo que AMLO fuera Socialista, si ganara, este simple hecho no nos convertiría en Socialistas. Nuestra Constitución establece el funcionamiento de la República en un contexto diferente y, para que esto prosperara, se tendría que modificar la Constitución y esto es algo que AMLO -por sí solo- no puede hacer.

Hay que ser realistas en el sentido de que los problemas del país no se van a resolver porque gane un candidato. Los problemas del país tienen varias y diversas explicaciones.

La principal es que en México vivimos en una economía que no funciona sobre el régimen de la Ley, que establece que la ley está por encima del individuo. Es decir, que nadie pueda imponerse a la Ley y que sea la Ley quien rija por encima de todos los individuos. Es evidente que esto no ocurre en nuestro país. El día que ocurra, las cosas realmente empezarán a cambiar para nosotros.

Por otro lado, está también la situación de que vivimos en un país inmensamente rico, poblado en su mayoría por gente con mentalidad de pobre.

Nuestros problemas no van a desaparecer porque gane tal o cual partido. Nuestros problemas van a desaparecer cuando nos demos cuenta de la riqueza que nos rodea y empecemos a pensar con una actitud diferente, una actitud que produzca más riqueza y -ésto-, depende únicamente de nosotros mismos.

Pobre es el que carece de ideas.

Si deseas un cambio para tí, comienza por cambiar tú mismo.

Hagamos de nuestra una Nación una Nación Próspera. Esto lo podemos lograr cambiando nuestros paradigmas disfuncionales, por nuevos paradigmas más efectivos.

Creé este blog con un interés explícito -lo admito-, de promover mi libro “Cómo crear negocios exitosos“, sí, pero también lo hice con el fin de ayudar a la gente a concretar sus proyectos y cumplir sus metas.

Mi libro explica cómo planificar un negocio para garantizar su éxito. Mi blog le proporciona herramientas para realizar dicha planificación y, en el afán de ayudarle a comprender la importancia que este proceso electoral tiene para sus proyectos, enfatizando que todo empresario debe entender de Economía, le ofrezco los siguientes videos que le ayudarán a entender el fundamento de mi análisis de las propuestas de los candidatos:

Parte I:

Parte II:

Parte III:

Si desea contactar al autor, puede escribirle a manuelmanrique@comocrearnegociosexitosos.com.

Anuncios
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: