Inicio > Cómo crear negocios exitosos > Análisis de las propuestas de los candidatos a la Presidencia. Tema: Seguridad

Análisis de las propuestas de los candidatos a la Presidencia. Tema: Seguridad


En mis artículos anteriores: “El estruendo del silencio” y “Análisis de las propuestas de los candidatos a la Presidencia. Tema: Educación“, inicié un ejercicio de análisis de las propuestas de los candidatos a la presidencia de la República relacionada con los temas de Economía y Educación, respectivamente.

Este artículo lo enfocaré al análisis de las propuestas en el tema de Seguridad, con la misma mecánica. En el aspecto macroeconómico, por la naturaleza misma del tema, es obvio que la inversión requerida para realizar las propuestas debe provenir del erario. La inversión privada en este rubro -considero-, no debería ser tolerada y -de aceptarla-, deberían asegurarse condiciones tales que no comprometieran la imparcialidad en la administración de la justicia.

Antes de entrar en materia, como siempre, deseo aclarar que -aunque yo nunca he ocultado mi intención de voto-, publico esta información para ayudar al lector a tomar una decisión informada, que no pretendo influir en la intención de voto de nadie y que el lector debe tomar su propia decisión.

Además, aunque mi objetivo es hablar del impacto económico de estas propuestas, me permito ejercer mi derecho a opinar. El lector puede o no estar de acuerdo con mis opiniones y mi único propósito es mostrar lo que hay tras cada propuesta, de ser factible, cómo puede llevarse a cabo y el efecto que cada propuesta podría tener sobre nuestra situación económica, siempre teniendo una visión global, más que local.

Enrique Peña Nieto
Formación y profesionalización policial

Propone la creación de academias regionales de la Policía para el entrenamiento técnico de los policías de todos los niveles de Gobierno.  La realización de esta propuesta -como es facil interpretar-, implica la inversión en infraestructura, capital humano, equipo y materiales. Para que la inversión requerida sea justificable, la capacitación de los Policías debería -no solo darles los elementos requeridos para llevar a cabo sus funciones con seguridad para ellos mismos, sino -además-, promover un desempeño ético de las fuerzas policiacas, que garantice una impartición imparcial de la justicia. Lamentablemente, la efímera mención que hace EPN sobre esta propuesta no proporciona los elementos para inferir asertivamente la componente ética.

Disminuir al menos al 50% la tasa de homicidios y secuestros

En verdad estoy intentando ser lo más objetivo posible y reservarme mi opinión sincera, pero en este caso me la pone muy dificil. Me pregunto:

¿Cómo? ¿Maquillando las estadísticas? ¿Negociando amnistías con los delincuentes? ¿Cómo?

No hay que olvidar que las mayores incidencias de estos delitos se presentan en estados gobernados por el PRI y que Calderón inició una guerra contra la delincuencia.

Lamentablemente, Peña Nieto no explica más sobre este asunto.

La guerra contra el crimen tiene su lado oscuro -más de 60 mil muertes-, pero también tiene un beneficio -y no es que esté a favor de la barbarie que impera en el país gracias al presidente “del empleo“.

Si nos mantenemos objetivos, la masacre que ha producido la guerra contra el crimen de Calderón, es solo el producto de décadas -más de 7-, en que los gobiernos PRIistas han coludido con los delincuentes a través de la corrupción.

No creo que sea tan sencillo para Peña Nieto acabar con esta guerra de buenas a primeras. Más bien, tendrá que pasar por un proceso, en el que el mayor riesgo es la regresión a los antiguos manejos.

Por otro lado, siempre existirá la presión de los Estados Unidos en lo relativo al narcotráfico y sinceramente no creo que Peña Nieto ignore esta presión así como así, para cumplir esta promesa vaga, sin estructura ni plan de acción.

Construcción de una Policía profesional y cooperación internacional

Tampoco abundan las explicaciones sobre la mecánica, tiempos y objetivos para esta promesa. Por otra parte, no sé si solo es mi percepción, pero creo que Peña Nieto es ambiguo en relación con la primera de sus promesas en este tema.

Diseñar una estrategia nacional para combatir la violencia

Así, sin más, hace esta promesa. No le llamo propuesta porque existe una gran diferencia: Una promesa sin un plan de acción que la acompañe es solo populismo; cuando se le dota de estructura, se identifican metas, se declaran objetivos, se estable una métrica de desempeño y se crea un programa, se convierte entonces si en una propuesta.

En este caso, ni siquiera tiene una estrategia clara de lo que quiere lograr y espera ganar la presidencia para comenzar a trabajar.

Lo único que si tiene claro -en sus propias palabras-, es que tiene que alcanzar el objetivo de fortalecer la prevención.

El primer paso para llegar a cualquier objetivo es identificar primero el objetivo.

Josefina Vázquez Mota

Es dificil hablar de propuestas de esta candidata porque -como siempre- se mantiene ambigua, da respuestas vagas -que inevitablemente dan la idea de una falta de compromiso- y su única postura definida en cuanto a este tema es que proseguirá la guerra contra el crimen iniciada por Calderón.

Si en algo tiene mérito es en reconocer que se ha hecho poco, se ha logrado más poco todavía y que falta mucho -mucho más-, por hacer.

Aunque no hay propuestas claras por parte de JVM, se pueden identificar las siguientes:

Regreso del Ejército a los cuarteles

Puntualiza la necesidad de reestructurar los cuerpos de Policía y fortalecer las instituciones. No es necesario recordar que la mayor incidencia de violencia ocurre en Estados gobernados por el PRI y que -para que JVM pueda realmente hacer algo en este rubro-, dependerá de los acuerdos que pueda conseguir con las diferentes instancias partidistas. Tan solo miremos hacia atrás e identifiquemos cuántas propuestas se han estrellado contra el muro de los acuerdos fallidos por contravenir los intereses particulares de cada partido.

Esta propuesta pone en evidencia el engrosamiento del gasto público en este rubro por la incapacidad para llegar a acuerdos en el beneficio del país y nos hace esperar que la guerra contra el crimen se prolongue indefinidamente.

También se le pregunta por una fecha tentativa para que el ejército regrese a los cuarteles y JVM se limita a reconocer su incapacidad para dar una respuesta, justificándose con el pretexto de que las circunstancias son distintas para cada Estado.

Abrir una investigación sobre la guerra contra el narcotráfico

Dado que JVM no da una respuesta concreta sobre la posibilidad de que se investigue la guerra contra el narcotráfico, pensé en omitir este punto; pero no lo hice porque me parece que es uno de los puntos más importantes y que es necesario destacarlo.

La respuesta de JVM fue “no sé a que investigación se refiere“. En lo personal, me parece una clara y franca evasión. ¿Qué justifica las 60 mil muertes producto de esta guerra? Dado que los resultados han sido tan escasos, ¿qué sentido tiene continuarla? Calderón no se cansa de recordarnos que -al iniciarla- procedió como debía hacerlo e insiste en que él tiene la razón, a pesar de su desempeño.

Por favor, lector, no me tergiverse. Yo considero esencial combatir al crimen de cualquier índole, estoy convencido que -si bien-, esta guerra ha tenido tristemente muchos resultados altamente negativos, también ha puesto en franca evidencia la fragilidad y vicios de un sistema corrupto que está muy lejos de realizar la misión que justifica la existencia de las instituciones a las que se les ha encomendado.

Ha puesto en evidencia un statu quo que ha sido resultado de la corrupción de un sistema que el PAN heredó tal cuál, tras más de 70 años de gobiernos PRIistas.

Una investigación sobre esta guerra es necesaria. Es necesaria para identificar las razones que la justifican; es necesaria para examinar con lupa los resultados obtenidos y el desempeño de sus protagonistas; es necesaria para identificar áreas de oportunidad, para definir estrategias que funcionen, para formular planes de trabajo efectivos, para sanear las instituciones que así lo ameriten.

Señora JVM, si usted no sabe a qué se refiere esta pregunta, usted no merece ser Presidente de la República.

En el 88, el PRI consumó un golpe de estado para imponer a Carlos Salinas de Gortari a través de un fraude electoral en contra de Cuauhtemoc Cárdenas y al pueblo no le gustó. Durante un sexenio más, pudieron apenas contener el descontento, hasta que llegó el subcomandante Marcos con su Ejército Zapatista de Liberación Nacional.

En 2006, volvieron a hacerlo para imponernos a Calderón. Existía un riesgo de violencia que -si no fuera por las acciones responsables que asumió Andrés Manuel López Obrador-, no habría sido contenida. Efectivamente, me refiero a sus marchas, mítines, plantones, etc. Que el gobierno PANista  nos instó a percibir como algo negativo, dibujando a un AMLO intolerante y conflictivo. Aún hoy, los medios que controlan las telecomunicaciones de nuestro país nos pintan esa imagen tan negativa del Señor López Obrador.

Sin embargo -y pese a que siempre existirá controversia alrededor de las acciones que condujo AMLO-, todas ellas tuvieron un solo objetivo: Contener la furia y la desesperación que produjo en el pueblo el darse cuenta de que su voluntad no fue acatada.

El autoproclamarse Presidente Legítimo de los Estados Unidos Mexicanos fue su manera de impedir que más de 10 millones de mexicanos buscaran justicia mediante una explosión de violencia. Violencia que estaba más que justificada por la imposición de que fuimos objeto.

Al principio, yo no lo vi así. Lo reconozco. Al principio, yo fui uno de los indignados ante el caos que AMLO estaba produciendo. De ahí que carezca de simpatía hacia él. Pero tras analizar la historia con objetividad, resulta más facil entender el porqué de sus acciones.

Muchos todavía asocian el fraude electoral del 2006 con teorías de la conspiración. Pero entre una teoría de la conspiración y la realidad, la diferencia son los hechos que la sustentan.

Cuando algo puede ser explicado matemáticamente, no hay lugar para la incertidumbre y -matemáticamente-, existen los elementos para inferir la autenticidad del fraude. Yo mismo, en aquellos días, seguí muy de cerca los datos que proporcionaba el PREP y repetí las pruebas que sugirieron el físico y el matemático que pusieron en evidencia el fraude, llegando al mismo resultado.

Al graficar los datos duros del PREP, se obtenía un comportamiento atípico de un muestreo aleatorio y la diversidad que existe en este país hace que los datos que publicó el PREP fueran una muestra aleatoria. No es posible que dos curvas independientes que se obtienen a partir de datos que provienen de un muestreo aleatorio presenten la misma tendencia. ¿A quién pretenden engañar?

Aunque -insisto-, me parece positivo que la guerra contra el crimen organizado ponga en evidencia décadas de corrupción e impunidad, considero -de una manera totalmente personal, sin la intención de sugerir algo que no puedo comprobar ni incitar a mis lectores a alinearse con mis suposiciones-, que el objetivo subyacente de la guerra contra el crimen organizado iniciada por Calderón fue el de contener el descontento de una turba enardecida y -si hoy-, Calderón no hace más que defenderla, es porque continuarla les proporcionará los medios para controlar cualquier conato de violencia que pueda surgir tras las elecciones si no se respeta nuevamente la voluntad popular y siempre podrán culpar al narcotráfico.

¿No es está -acaso-, una excelente razón para demandar una investigación sobre la guerra contra el crimen organizado y exigir transparencia durante su ejercicio?

Comisión de la Verdad

Evadiendo el tema con sus acostumbradas ambigüedades, termina diciendo que una Comisión de la Verdad sería una regresión a las dictaduras de América Latina en los años 70.

En su lugar, habla de fortalecer las instituciones y crear nuevas instituciones para crear un Estado Fuerte -y pone énfasis en la palabra Fuerte, invitándonos a no confundirlo con un Estado Autoritario.

Habla de una Ley de Atención a Víctimas y la creación de un fondo para las víctimas. También habla acerca de dar certeza a las fuerzas armadas. Indica que solo así es posible dar transparencia.

Solo diré que considero -y lamento diferir con JVM en cuanto a mi percepción de las cosas- que una Comisión de la Verdad es tan necesaria como una Investigación sobre la guerra contra el narcotráfico.

Fortalecer instituciones, crear nuevas instituciones y dar certeza a las fuerzas armadas solo representa un mayor gasto público, no una herramienta para la transparencia.

Es necesario dar certeza a las fuerzas armadas, pero no aumentando el presupuesto sin concentrarse en eliminar vicios dentro de las instituciones,  en combatir la impunidad y la corrupción, ni garantizar en el elemento ético del que carecen.

Se vuelve necesario a partir de que las instituciones no cumplen la función para la que fueron creadas.

¿Qué sentido tiene crear más instituciones si no se corrige el problema de fondo?

¿Qué garantiza que con estas acciones -que no harán más que otorgar más dinero a dichas instituciones para mantener el statu quo-, realmente podamos vivir en un país en el que la justicia se aplique por igual para todos?

Ya es tiempo de auditar las acciones del Gobierno desde una perspectiva independiente del Gobierno. Solo una Comisión de la Verdad puede lograr este fin. Sin ella, no puede hablarse de transparencia.

Reducir los niveles de violencia

Sin propuestas concretas, habla de una revisión exhaustiva del sistema federalista y señala que la escases de resultados se debe a una falta de corresponsabilidad por parte de las entidades. Denuncia la impunidad e insiste en que hace falta establecer reglas claras.

De existir una propuesta, ésta sería la de castigar a quien deba ser castigado, sin importar su fuero, situación, ni influencia.

Legalización de las drogas

No es la primera vez que escucho ésto. La primera vez fue una propuesta de PVM. En términos prácticos, el propósito no es inhibir el consumo, sino obligar a los productores y distribuidores a adquirir obligaciones fiscales.

Nuevamente, JVM evita comprometerse evadiendo una respuesta directa y segura, afirmando que no se opone a que se debata e indicando también que de momento no existen las condiciones necesarias para lograrlo.

En realidad, considero que tiene razón. Para llegar a este punto, habría que crear diversas leyes que regulen la legalización de los narcóticos y abriría la puerta al riesgo de que se cometan excesos por parte de instituciones que -si bien-, fueron creadas para proteger a la ciudadanía, hoy por hoy, no lo hacen.

No pactar con el crimen organizado

Desde mi punto de vista esto es lo que le diferencia de EPN, ya que no asume la postura sencilla y confirma su disposición a continuar la guerra contra el crimen organizado que Calderón le heredaría.

No tergiverse por favor mis aseveraciones. No tengo elementos para suponer que EPN pactaría con la delincuencia. Es demasiado vago para afirmar o negar una postura así en él.

Sin embargo, EPN no da signos de querer continuar el combate contra el crímen, tal y como lo ha venido desarrollando Calderón. Obviamente, tampoco aclara -ni proporciona suficiente información al respecto-, cómo pretende reducir los índices de criminalidad al 50%.

Andrés Manuel López Obrador

En esta ocasión, AMLO tampoco es demasiado prolijo ofreciendo explicaciones, más éstas no hacen falta ya que sus propuestas -por sí mismas-, son lo suficientemente claras-

Programa de Desarrollo Social para atender a las causas del delito

La delincuencia es un fenómeno social que puede explicarse a través de los acontecimientos que tienen lugar en el contexto social.

Es evidente que las carencias que la población sufre originan comportamientos reprochables debido a una diversidad de razones.

Una infraestructura endeble, que dificulta la creación de oportunidades, que refleja una accesibilidad equitativa de recursos, que sumerge la disponibilidad de servicios en las aguas turbias de la mediocridad, las condiciones paupérrimas en las que vive una población cada día mayor en pobreza extrema, la apatía de los gobiernos para atender la necesidad de una cultura ética, todo eso definen el statu quo de nuestra sociedad y se configura como la cause prima del fenómeno de la delincuencia.

Esa es la importancia subyacente de esta propuesta de AMLO.

Combate a la corrupción en las instituciones de seguridad pública

Promover la cultura de una práctica ética de su ejercicio es el fundamento de esta propuesta. Si existe la corrupción en estos organismos, se debe en primera instancia a que no se promueve adecuadamente una cultura de ética de servicio y sacrificio que debería definirlas y, por otra parte, a prácticas promovidas por gobiernos insensibles a las necesidades de una sociedad a la que dicen representar.

Limpiar a las instituciones de la corrupción que les caracteriza se puede lograr, por un lado, mejorando las condiciones laborales y profesionales de los individuos que en ella laboran y -por otro-, promoviendo la práxis de una conducta ética acorde a lo que se espera de ella.

Actuación conjunta con los gobiernos estatales y municipales

Todo lo anterior debe realizarse a nivel nacional, vigilando con transparencia el desarrollo y desempeño de las iniciativas propuestas. AMLO debería retomar los temas que JVM evade con relación a una investigación sobre la guerra contra el crimen organizado y la creación de una Comisión de la Verdad para garantizar la eficacia de las acciones que propone.

Gabriel Quadri de la Torre
Combate al crimen organizado

En esta propuesta, GQT confirma sin más su intención de continuar la guerra contra el crimen organizado iniciada e impulsada por Calderón.

Es aplaudible esta intención, siempre y cuando se complemente con un mecanismo de transparencia tal como una investigación sobre dicha guerra y la creación de una Comisión de la Verdad que la audite.

Combate a la impunidad

Quadri propone combatir sin cuartel al delito y perseguir sin reservas a los criminales para que cada crimen sea castigado en la proporción de su gravedad. No expresa mayor detalle. Me hubiera gustado más conocer a fondo los mecanismos con que se propone lograrlo, de otro modo, no es más que populismo.

Mando único estatal

En esta propuesta, Quadri propone la centralización de las Policías a nivel estatal. Esto podría ser razonable, en el sentido un control más estricto  y localizado, para prevenir el ejercicio de prácticas cuestionables que puedan no ser auditadas adecuadamente por las limitantes de la jurisdicción. No veo que necesariamente esto implique una reducción del gasto público.

Policía Federal de clase mundial

La intención de esta propuesta es profesionalizar a la Policía para realizar sus funciones con mayor eficiencia, a través del empleo de tecnologías de punta que le ayuden al cumplimiento efectivo de sus funciones. Por su propia naturaleza, requiere de una mayor inversión financiada por el erario, pero trae asociado la optimización de procesos y permite visualizar un retorno de la inversión en el mediano plazo.

Emisión de Documento de Identidad Nacional

Este es uno de esos temas que a mi simplemente me incomodan. Un DNI representa -bajo mi óptica-, un medio de control del individuo, mermando al mismo tiempo nuestro derecho a la privacidad.

Es cierto que ofrece una multitud de ventajas evidentes, como la facilidad que representa para la identificación de personas víctimas de delitos o actores de éstos, pero también tiene un aspecto oscuro: ¿Qué garantiza que la información relativa a nuestra identidad será manejada con responsabilidad y en apego al Derecho?

En el aspecto económico, representa una inversión de notables proporciones. En el aspecto técnico, implica una definición clara y precisa sobre qué información deberá incluir, cuál será la mecánica de la puesta a punto y de su empleo, una vez implementado, así como de su naturaleza.

Educación y cultura de seguridad

En este rubro no difiere mucho de la propuesta de López Obrador. La prevención del delito solo puede conseguirse a través del conjunto de valores que se promueven en la sociedad, pero también se requiere de condiciones más equitativas para la ciudadanía. Si se atiende únicamente al aspecto educativo, descuidando las condiciones de vida, visualizo solo resultados parciales.

Privatización de Prisiones

Este es uno de los puntos en que difiero notablemente de las propuestas de Quadri. La impartición de justicia no debe ser privada ya que el hacerlo favorece a las condiciones  para que sea administrada de manera parcial.

Quadri propone aplicar esta medida solo a cárceles de baja peligrosidad y la intención es liberar al Estado de la carga presupuestaria que esto representa. Sugiere que la inversión privada reduciría dicha carga e impulsaría una mayor eficiencia operativa.

Mayor presupuesto a Poder Judicial de la Federación para inversión en infraestructura

En este rubro, Quadri propone la inversión en infraestructura de salas de audiencia para los Juzgados de control, de juicio oral y de ejecución de penas.

Reforma penitenciaria

Propone una reforma que replantee los programas de asistencia social, arresto domiciliario, dispositivos de localización electrónicos, resarcimiento de daños y trabajo dentro y fuera del penal.

Conclusiones

Con esto concluyo mi análisis de las propuestas de los candidatos a la Presidencia de la República para estas elecciones del 2012, en lo que concierne al tema de la seguridad.

Si deseas contactar al autor, escribe a manuelmanrique@comocrearnegociosexitosos.com.

Anuncios
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: