Inicio > Cómo crear negocios exitosos > El estruendo del silencio

El estruendo del silencio


Con las elecciones presidenciales tan próximas en mi país, surge de pronto el fragor del trueno, el clamor de un pueblo cansado de mentiras, de imposición, de verdades a medias, confeccionadas a la medida de los intereses de unos pocos en detrimento de la mayoría.

Se nos vendió la ilusión de una democracia mientras adormecían nuestro cerebro con futbol y telenovelas. Se nos mintió consistente y sistemáticamente, creyendo que las consciencias jamás despertarían de ese sopor impuesto, para reclamar nuestro legítimo derecho a elegir nuestro propio destino.

Pero el tiro les ha salido por la culata.

Para comprender la importancia histórica de los acontecimientos recientes, es necesario revisar lo que ha acontecido durante estas campañas electorales y se puede resumir como una estrategia de apatía que fortalece la así llamada “ventaja” -y lo pongo entrecomillado porque los hechos demuestran otra cosa-, del que nos quieren imponer como presidente de esta Nación.

Pero es necesario algo más. Es necesario escrutar meticulosamente lo que cada candidato en la contienda tiene para ofrecer a través de sus propuestas, analizar con cuidado sus propuestas para visualizar el impacto que estas tendrán en nuestra economía de llevarse a cabo.

Por lo anterior decidí escribir este artículo, para exponer mi opinión personal sobre lo que estas propuestas representan en términos macroeconómicos y contribuir con una pequeñísima parte a que quien lea esto tome una decisión informada.

Recordemos: lo que está en juego no es el final de la telenovela de moda, ni el resultado de un partido de futbol. Lo que está en juego es el destino de esta Nación. Lo que decidamos nosotros, nuestros hijos nos lo reclamarán.

Enrique Peña Nieto

Comienzo con este individuo a propósito. No lo hago porque sea mi personal elección, sino porque es al que los medios le dan la “ventaja”. En lo particular, pienso que esta es una elección de hormonas. En lo personal, creo que -de ganar este tipo-, lo que se pondrá en evidencia es el famoso “machismo” del mexicano; pero no el machismo de los hombres, sino el machismo de las mujeres. La lógica detrás de esta álgida e incómoda aseveración es que las mujeres tienen la oportunidad histórica de imponer su voluntad sobre los hombres, eligiendo para la Presidencia a una Mujer, pero aquellas que voten por él -tristemente-, votarán por una apariencia, votarán por el principe azul del cuento, que se casa con la princesa -actriz de telenovelas- y por el matrimonio del que no se sabe más tras la palabra “Fin”. Repito, esta es mi opinión personal. Tal parece -para mí-, que 70 años de historia han desaparecido entre la bruma de la amnesia.

Fomentar la competencia económica

Para lograrlo, propone incrementar la inversión en infraestructura. Existen diferentes maneras de lograr esto. La manera natural de hacerlo es a través de la política monetaria. Esto significa que Banxico debería moverse en la misma dirección que la política fiscal y mantener bajas las tasas de interés, cosa que me provoca recelo pues (1) el precio del producto que los bancos venden es el interés y para que este negocio sea redituable, las tasas de interés deberían ser superiores a la tasa de inflación. En diciembre pasado se hablaba de reducir la tasa de descuento; el efecto teórico de esta medida sería el de motivar la inversión, pero históricamente se ha visto que los créditos que las empresas solicitan tienen como objetivo autofinanciarse para cumplir los compromisos que han adquirido con proveedores y acreedores y que una mínima parte se invierte realmente en infraestructura. No olvidemos que Europa está atravesando por tiempos difíciles y que lo que acontece al otro lado del Atlántico, tarde o temprano nos afecta a nosotros también. Tan solo hay que ver la alta volatilidad cambiaria que hemos experimentado en las últimas semanas. Para controlarla, Banxico tuvo que ofrecer una subasta pública hace solo unos días para mantener el valor del dólar a $14.01 MXN por unidad. (2) EPN habla de la oferta de créditos “productivos” por medio de una Banca de Desarrollo fortalecida. La pregunta que me viene a la mente es si experimentaremos un nuevo FOBAPROA cuando estos créditos se vuelvan impagables. ¿Habrá algún nuevo tipo de influenza -más letal-, cuando sea necesario paralizar al país para justificar una recesión producto del caos bursatil que resulte de los eventos que ocurren en Europa?

Texto añadido el 6 de Junio de 2012 para ampliar la explicación de las implicaciones en la macroeconomía de las propuestas orientadas a incrementar la inversión en infraestructura a través de la apertura de créditos destinados a la productividad:

———————————————————————————————————

Pero… ¿qué quiero decir al afirmar que las políticas monetaria y fiscal deberían moverse en la misma dirección para que esta promesa sea factible?

Para que EPN pueda cumplir esta promesa, se requiere una política monetaria que disminuya las tasas de interés, motivando a los inversionistas a adquirir créditos que se destinen a la inversión en infraestructura.

Esto implica: (1) aumentar la oferta monetaria, (2) reducir las tasas de interés o (3) reducir el coeficiente de caja.

El aumento del circulante a través de la oferta monetaria consiste en la puesta a la venta de activos, tales como el oro, las divisas y los títulos de deuda pública o de valores con tipo de renta fija. El efecto de estas acciones es el trasladar a la economía una mayor cantidad de dinero para que pueda ser usado para conceder préstamos que deberían destinarse a la inversión en infraestructura, entre otras cosas.

Al mismo tiempo, este aumento en la oferta monetaria produce una reducción de las tasas de interés, con lo que los préstamos se hacen más atractivos para los inversionistas.

Para ayudarle al lector a comprender esto, consideremos las eventuales subastas públicas que realiza Banxico con el fin de controlar el tipo de cambio. Lo que Banxico hace es poner a la venta dólares que provienen de sus reservas. Al incrementarse la oferta de la divisa, la gente demanda dólares para financiar sus operaciones y este aumento en la demanda tiene por consecuencia que el Peso se aprecie y el Dólar se deprecie -en términos llanos, el Peso se hace más caro y el Dólar más barato-.

Pues bien, si Banxico aumenta la oferta monetaria -en cualquiera de las formas ya mencionadas- y si dicha oferta es en la divisa local, lo que ocasionará es un Peso más barato y este abaratamiento de nuestra moneda tendrá como resultado un incremento en la inflación. ¿Por qué? porque al ser el Peso más barato, los productores querrán subir el precio de sus productos.

Pero continuemos con las demás acciones que -invariablemente-, conducirían al mismo resultado.

La reducción de las tasas de interés es algo que Banxico puede hacer directamente a través de la tasa de descuento y conduce -por su naturaleza inherente-, a un aumento en la oferta monetaria.

El efecto de una reducción en la tasa de descuento es más bien psicológico y lo que debería producir es que los bancos comerciales -a su vez-, reduzcan sus propias tasas, aunque no existe garantía de que efectivamente lo hagan.

Una manera en que un banco comercial puede responder ante una reducción de la tasa de descuento es -efectivamente-, reduciendo sus tasas de interés de manera generalizada.

Otra, más probable, es una reducción discriminada de las mismas, lo que significa que reducen las tasas a clientes preferenciales al tiempo que mantienen sus tasas vigentes para el resto de sus clientes.

El reducir el coeficiente de caja también aumenta la oferta monetaria. El coeficiente de caja es el porcentaje de los depósitos que los bancos comerciales han de mantener en reserva para operar. Reducirlo, implica que los bancos comerciales disponen de más circulante para realizar préstamos.

Lo que todas estas medidas implican -al fin de cuentas-, en una mayor disposición de dinero en la economía. Se otorgan más préstamos, la gente tiene mayor liquidez y el valor del dinero se abarata.

Una moneda de menor valor incrementa la inflación por los efectos que he explicado párrafos más arriba, pero también nos hace más competitivos en los mercados internacionales.

No obstante, el aumento de la inflación hace menos rentable el negocio de los bancos por lo que tarde o temprano se producirá un nuevo incremento en las tasas de interés, para mantener la rentabilidad de estos.

La otra manera de dar factibilidad a esta propuesta de incrementar la inversión en infraestructura -que, por supuesto, no es la escencia de la propuesta en sí-, es a través, ya sea, de un incremento en el gasto público, o bien, de una reducción de impuestos.

Un mayor gasto público, si no va acompañado de un aumento de impuestos, incrementa la deuda del Estado, ya que puede llegar a producir déficits, que no es otra cosa que la diferencia entre los ingresos del Estado y los gastos en que éste incurre.

Por otro lado, una reducción de impuestos -cosa que sabemos a priori que no ocurrirá-, implica menores ingresos para el erario, por lo que los presupuestos del Gobierno deben adaptarse a condiciones recesivas.

Como vemos, esta promesa de EPN, que emulan JVM y AMLO aunque con ciertas diferencias, es inviable, sin producir una recesión en el mediano y largo plazos.

Que ambas -la política fiscal y la política monetaria-, se muevan en la misma dirección, simplemente significa que -o bien-, Banxico ejerce una política expansiva mientras el Gobierno impulsa una política recesiva, o bien al contrario.

Si ambos -Banxico y Gobierno-, siguieran políticas expansivas simultáneamente, tarde o temprano se presentaría una divergencia en los intereses particulares de cada uno y correríamos el riesgo de incurrir en una economía inflada, que terminaría conduciéndonos a un nuevo rescate financiero.

———————————————————————————————————

Reactivar el campo

Sin mayor explicación, EPN propone reactivar el campo. Es evidente que esto es necesario -imprescindible, diría yo-. La pregunta es cómo -concretamente-, se propone hacerlo. Me aventuro a ofrecer una propuesta simple: Dar apoyo -entre otras-, a la producción de azúcar y maíz, no solo con fines alimentarios, sino también para producir biocombustibles, menos contaminantes y renovables.

Detonar el potencial en los sectores turístico y energético

Tampoco da mayor explicación pero creo que para fortalecer el turismo en lugares como Guerrero o Veracruz, primero habría que asegurar condiciones de seguridad para los turistas y esto solo puede hacerse combatiendo el crimen organizado y no negociando amnistías con este.

En el aspecto energético -que obviamente se refiere a PEMEX-, quisiera traer a colación la reminiscencia de un debate que escuché hace algunos años en el que un PRIista insistía que primero había que consumir hasta el agotamiento el petroleo en los litorales, antes de pensar en invertir 30 mil millones de dólares en una plataforma en aguas profundas. Sobra decir que repetía hasta el hastío que “PEMEX es de los mexicanos” y que no se debe privatizar. Ahora, EPN viene con la contradictoria propuesta de aumentar la inversión privada en PEMEX. ¿Será acaso que el PRIismo ya se dió cuenta de la barbaridad que significa mantener tener una industria obsoleta en manos del gobierno, en vez de limpiarla de sus vicios para hacerla más eficiente y productiva?

Josefina Vázquez Mota

Cuando aún estábamos a la expectativa sobre quién sería el candidato del PAN a la presidencia, de los tres que se mencionaban, JVM me parecía la más “deseable” del trío. No me malinterpreten. De por sí -creo-, ninguno de los tres pre-candidatos PANistas me parecía lo suficientemente fuerte pero -de los tres-, ella me parecía la mejor alternativa. No obstante -al iniciar las campañas y hasta el día de hoy-, no he visto más que una campaña apática por parte del PAN que comete el mayor pecado que se puede cometer en publicidad: hacer publicidad para la competencia. Tal pareciera que Josefina ha estado haciendo campaña para EPN, más que para ella. Siempre que habla de sus “diferencias”, se compara con “el más fuerte”, fortaleciéndolo todavía más. Esto es así, en primer lugar, porque los ataques en publicidad tienen el efecto de producir empatía en favor del atacado y, en segundo lugar, porque esta es una estrategia que debe hacerse en consenso con la parte atacada y el objetivo es que ambas partes se beneficien de la estrategia. Además, solo debe realizarse cuando ambas partes tienen fuerzas similares. De otro modo sería el equivalente a ponerse con Sanzón a las patadas. Yo -en lo personal-, no puedo evitar la sospecha de que el PAN está haciendo campaña para perder y que esto es a propósito.

Por si fuera poco, sus propios correligionarios se expresan de ella como de una causa perdida y llaman a apoyar a EPN con el voto útil. ¿Cuánto se puede confiar en un partido que vendería a su propia madre por unos escaños en el congreso?

Reforma Hacendaria integral

JVM retoma una propuesta antigua del PAN con respecto a generalizar el gravamen del consumo, más que el del ingreso. En lo personal, considero que el único impuesto que debería existir es precisamente el impuesto al consumo. Tiene la propiedad de que sería general y simplificaría mucho la administración hacendaria, garantizando una mayor recaudación y eliminando exenciones que motivan la evasión y elusión de impuestos. Lo contrario ocurre con el gravamen al ingreso, en el que se hacen toda clase de exenciones, lo que tiene por efecto que los pobres terminen pagando más impuestos que los ricos. Esto es así porque quien gana más, tiene mayor oportunidad de no pagar impuestos por la vía legal.

JVM también menciona que el propósito de esta propuesta es impulsar la inversión y la generación de empleos. A todas luces habla de incrementar el gasto público para que esto ocurra. Mientras más dinero recaude el fisco a través de los impuestos, mayores serán los presupuestos para los diferentes rubros del gasto público.

La pregunta en este punto es si este es el único cambio a la política fiscal o si existe la intención de aumentar los impuestos existentes o crear nuevos impuestos.

Revisión profunda de las instituciones

Obviamente eludiendo el tema de desaparecer al IMSS y el ISSSTE, JVM habla de auditar estas instituciones para evitar fugas, corrupción, intermediarios e impedir que ciertos grupos privilegiados cobren rentas del gasto público. Esta propuesta se contrapone en gran medida a la propuesta del PVM de entregar vales de medicina a los usuarios cuando el IMSS o el ISSSTE no puedan surtir un determinado medicamento. Para hablar con honestidad, me parece que la propuesta del PVM tiene más propósito de curarse en salud que de beneficiar al pueblo. Que dichas instituciones no tengan tal o cual medicamento no es el problema subyacente. El problema subyacente es la administración de dichas instituciones. Si no tienen ciertos medicamentos en existencia, es más lógico suponer que los suprimieron para utilizar los recursos correspondientes en otros rubros. La propuesta del PVM de dar vales de medicinas a los usuarios es más populismo que beneficio y -en vez de corregir un problema-, lo recrudece, ya que incrementa el gasto público.

Fortalecimiento de la economía interna

En su esencia, esta propuesta es muy parecida a la propuesta correspondiente de EPN, con respecto a fomentar la competencia económica. JVM propone realizar una revisión -me pregunto si tanto analizar no impedirá el paso a la acción- total de los mercados internos, con el fin de crear estrategias para impulsar el consumo y la generación de empleos. Aclara que es necesario evitar caer en el proteccionismo de los años 70s, al tiempo que se replantea la relación entre mercado y Estado. En otras palabras, pretende continuar las políticas neoliberales de Salinas de Gortari, permitiendo la inversión externa al mismo tiempo que se impulsa la inversión interna. Para conseguirlo, propone un mayor umbral crediticio, desregulaciones -espero que esto signifique mayor simplicidad para iniciar un negocio- y vinculando el mercado interno a la economía global. Esto -por si mismo-, es ya todo un reto. Para que una empresa nacional tenga acceso a un mercado internacional necesita una fuerte inversión en infraestructura, recursos humanos, capacitación y certificaciones. Me pregunto si esto no ampliará todavía más la brecha entre pobres y ricos.

Reforma energética

Con el mismo tono evasivo, lo que dice JVM en esta propuesta está muy ligado a lo mismo que dice EPN en lo relativo a abrir PEMEX a la inversión privada. No es que lo condene. Al contrario, es algo que aplaudo. En lo personal, considero que un PEMEX “de los mexicanos”, es lo más absurdo que haya podido escuchar jamás.  Decir que PEMEX pertenece a los mexicanos no solo es retrógrada, sino una descarada falacia. De no ser así, ¿por que no producimos nuestra propia gasolina en vez de importarla? Pero más allá de cuestiones ideológicas están las cuestiones pragmáticas. Hace ya unos 6 meses la Unión Europea advirtió a Irán con suspender sus compras de crudo a dicho país. En respuesta, Irán amenazó con suspender sus ventas a la Unión, además de con cerrar el estrecho de Ormuz. Cerca del 40% del petroleo que se consume a nivel mundial pasa por este estrecho. De cumplir Irán sus amenazas, provocará una escases de crudo que enloquecerá los mercados internacionales, muy probablemente incrementando casi al doble el precio del barril de crudo. Ante la inminencia de tales acontecimientos, lo que necesitamos es un PEMEX competitivo y, mientras no se abra a la inversión privada, esto está muy lejos de ocurrir.

Andrés Manuel López Obrador

Nunca he sido fan de AMLO, pero debo reconocer que mi voto para estas elecciones está entre AMLO y Quadri. Admito que AMLO no me parece simpático en lo absoluto, pero lejos de la simpatía que pueda sentir hacia su persona, esta el aspecto pragmático de su ideología. Una ideología de izquierda siempre implica una mayor inversión pública y -esta, tarde o temprano-, conduce a deficits. Tan solo veamos la situación en Europa, en países como Grecia, España, Italia y -más recientemente-, Francia. Sin embargo, mantengamos la mente abierta y seamos objetivos.

Combate a monopolios y al abuso de precios

¡Genial! Me pregunto si el primer monopolio en su lista es PEMEX. Está más que perfecto prevenir la formación de monopolios, sobre todo porque esto previene los abusos, pero… ¿y los oligopolios? Tenemos a un TelMex que desde su inicio ha dificultado el ejercicio de una competencia sana en la industria de las telecomunicaciones, mientras nos dan atole con el dedo imponiendo restricciones pírricas a la empresa mencionada, como el impedirle ingresar al mercado del triple play (voz, datos y video).

Debo aclarar que me pronuncio a favor de esta propuesta en el sentido de impedir la formación de monopolios. No así -o, al menos, no tanto así-, en lo que respecta al control de precios, ya que esto significa la creación de subsidios, que no hacen sino engordar el gasto público. Para entender mi punto debemos considerar que el precio se compone del costo del producto más la plusvalía, que es la utilidad del productor/distribuidor. Hay precios abusivos -lo sé-, que se dan -principalmente-, gracias a los monopolios y los oligopolios. Aunque los mercados que entran dentro de la competencia monopolística podrían incurrir en precios abusivos, el mismo mercado regula la situación y la previene. En mercados de competencia perfecta esto no se dá y -creo-, son los que en verdad requieren de los subsidios y del apoyo a la productividad.

Reducir el precio de energéticos y artículos de primera necesidad

Una vez más concuerdo -aunque sea en parte-, con lo que AMLO dice en esta propuesta. La cuestión aquí es si AMLO está consciente de que para lograr una reducción efectiva del precio de los energéticos se requiere que exista la posibilidad de abrir la industria energética a la inversión privada. Hacerlo a través de subsidios, simplemente no es posible sin aumentar los impuestos. Cualquier simpatizante de AMLO me respondería que es tan sencillo como hacer que los que más dinero ganan paguen más impuestos. Para empezar, esto requeriría una reforma hacendaria exhaustiva; por otro lado, significaría que muchas empresas -que son las que contribuyen principalmente al desarrollo económico nacional-, simplemente tendrían que dejar de existir. Yo creo que no es tan sencillo como lo pintan. De nuevo, recordemos a los europeos. En Grecia, recién han propuesto algo similar. Veamos cuánto puede subsistir una Grecia en esta postura.

En lo relativo a reducir el precio de artículos de primera necesidad, insisto, esto tiene que estar ligado al subsidio de las empresas en competencia perfecta, como lo señalé en el punto anterior.

Apoyos crediticios baratos

No tiene sentido abundar más en este tema, que es lo mismo que EPN y JVM proponen. Quizás la única diferencia es el destino de tales créditos, que van dirigidos a los pequeños y medianos empresarios. No obstante, el futuro previsible es el mismo: Cuando tales créditos se vuelvan impagables, ¿precisaremos de un nuevo FOBAPROA?

Rescate del sector agropecuario

Que es lo mismo que lo que propone EPN, aunque AMLO si lo explica -y, también diría que EPN le copió-. Lo más destacable de su propuesta es la intención de producir autosuficiencia alimentaria, cosa que no es sino una reminiscencia del Sistema Alimentario Mexicano, impulsado por José López Portillo, con el que se pretendía hacernos autosuficientes en lo relativo al abasto de alimentos y que desapareció -entre otras causas-, por el surgimiento de políticas neoliberales que nos condujeron al Tratado de Libre Comercio con América del Norte. Este tema siempre ha sido álgido, ya que responde a intereses tripartitas en los que México siempre lleva la peor parte. No hace mucho, hace tan solo unos días, se levantó por fin un embargo atunero contra México que duró más de 20 años.

Yo concuerdo con AMLO que es necesario apoyar a los productores, pero tengo serias reservas en cuanto a que AMLO pueda revertir los acuerdos existentes y -simplemente-, deje de importar alimentos e impulse la industria alimentaria al grado de que seamos autosuficientes en este contexto. Primero tendría que resolver los retos tecnológicos que implica resolver el problema de sequía en el norte del país, además de ofrecer a los productores acceso a la infraestructura necesaria para producir con una eficiencia tal que los haga competitivos, lo cual implica más gasto público que debe financiarse a través de impuestos.

Gabriel Quadri de la Torre

De los cuatro, fue la grata sorpresa para mí durante el debate. Fue el único que se concentró en proponer, en vez de ponerse a pelear y fue el único que explicó sus propuestas más allá del populismo. Lo que no me cuadra de Quadrí es esa cuestionable relación con Elba Esther Gordillo quien, para estas elecciones coqueteó descaradamente con el PRI. No puedo evitar la sospecha de que -en caso de que a EPN se le compliquen las cosas-, uno de sus planes de contingencia sea aceptar una alianza con el partido PANAL a pesar de haberla rechazado rotundamente hace tan solo unos meses.

Crecimiento económico

Quizás porque la explicó, es una de las propuestas más interesantes que he escuchado. Propone, en principio, un balance funcional entre las políticas fiscal y monetaria. Implica que ambas deberían moverse en la misma dirección y presenta una tendencia liberal, encaminada a fortalecer la inversión privada al mismo tiempo que persigue la estabilidad macroeconómica. Pretende lograrlo a través del aprovechamiento efectivo del capital humano, educación de calidad de clase mundial y el establecimiento de un marco legal que garantice la competencia económica. También propone la producción de bienes públicos de calidad, lo que implicaría sanear los presupuestos y vigilar más de cerca a quien se otorgan los contratos de las licitaciones.

Un aspecto que para mí es fundamental de esta propuesta es el relativo a la calidad de la educación, tendiente a desarrollar nuestra propia ciencia y tecnología. Es fundamental ya que carece del populismo de otras propuestas y aborda un problema subyacente que nos resta competitividad: ninguna de las otras propuestas es factible mientras no desarrollemos nuestra propia ciencia y tecnología. ¿De qué sirve hablar de apoyar al campo o a la pequeña y mediana empresa si dependemos tecnológicamente de otros países? Para conseguirlo, Quadrí propone una sinergia entre las instituciones educativas y las empresas, en la que se desarrolle tecnología a pedido de éstas últimas, bajos sus especificaciones. Esto permitiría financiar el desarrollo tecnológico y resolvería el problema de infraestructura que todas las demás propuestas no resuelven.

Eliminar la dependencia del Estado con respecto al sector energético

Para nadie es un secreto que PEMEX es la caja chica del gobierno. La verdadera razón de prevenir -impedir sería más exacto-, la privatización de PEMEX, es que es la fuente de la que nuestro gobierno financia sus operaciones. Privatizar PEMEX significa cortar de tajo esta fuente de financiamiento. Obviamente a nosotros nos venden la idea de que tan solo sugerir la privatización de PEMEX es traición a la patria. Quadri es el único de los candidatos en mostrar una postura tan descaradamente abierta al respecto. Pero, ¿qué beneficio tendría la privatización de PEMEX? Bueno, la eficiencia sería una primera razón. Al ser privada, PEMEX podría contribuir en mayor medida al desarrollo tecnológico y económico del país, sería posible hacerla más competitiva si se consideran los retos actuales a escala global y redundaría en una escalada de precios hacia abajo en términos de sus productos. Los precios de la gasolina estarían realmente ligados a la realidad del mercado -por poner un ejemplo.

Ganadería y agricultura modernas, productivas y sustentables

Una vez más, Quadrí pone el dedo en la llaga para evidenciar el populismo de las propuestas de los demás candidatos. Es más factible que las industrias ganadera y agrícola se modernicen aprovechando el desarrollo tecnológico interno, que subsidiando sus operaciones. Puede incrementarse la productividad de este sector impulsando el desarrollo de tecnología nacional, mucho mejor que otorgando subsidios y -en este caso-, resulta más efectiva la creación de créditos para infraestructura que en cualquier otro caso. La sustentabilidad es un tema que ninguno de los otros candidatos mencionan y, sin embargo, es un factor clave para garantizar la productividad del sector. La sustentabilidad de esta industria solo puede garantizarse con tecnología ad hoc que permita su desarrollo. Quadri es el único que ha enfocado este tema.

PEMEX, S. A.

Ya he discutido bastante sobre este tema. Básicamente, Quadri propone la privatización de PEMEX, lo que conlleva mayor transparencia, bursatilización, mayor eficiencia, competitividad de clase mundial, alianzas con otras empresas nacionales y multinacionales, etc.

Además, propone la eliminación de subsidios a la gasolina, al diesel y al gas LP. Yo pienso que tiene razón. Subsidiar los combustibles no solo incrementa el gasto público, sino que no resuelve el problema de fondo, que es la falta de competitividad. Este problema solo puede resolverse produciendo nuestros propios combustibles, en vez de importarlos y, para ello, es necesario invertir en mayor medida en infraestructura.

Regulación

Aunque COFETEL ya lo hace, Quadri enfatiza en que es necesario dar a ésta mayor autonomía y las facultades para ejercer por sí misma una rectoría regulatoria más efectiva. El objetivo es atacar a los monopolios y a los oligopolios para generar condiciones de mayor competitividad, a la vez que se facilita el ingreso al mercado de nuevas empresas.

El efecto inmediato de esta propuesta es impulsar el crecimiento económico, generar mejores condiciones laborales y más oportunidades de trabajo, además de que promueve un desarrollo sustentable.

Conclusión

Si bien, no he puesto todas las propuestas de todos los candidatos, sino que me concentré únicamente en aquellas propuestas dentro del rubro de la Economía, no es el único artículo que escribiré al respecto.

Mi intención primordial ha sido ayudar al lector a tomar una decisión informada. Pienso que si alguien de quienes me favorecen leyendo mis artículos puede visualizar el impacto que las propuestas de campaña pueden tener en la vida económica del país, tomará una mejor decisión al momento de votar. No es mi intención convencer a nadie de votar por tal o cual. Desde un principio he declarado que mi intención de voto va por Quadri, porque es quien me parece más claro y conciso en cuanto a lo que ofrece, aunque reconozco que también podría votar por López Obrador. Pero esa es solo mi opinión personal y en ningun momento pretendo influir en la intención de voto de cualquiera de mis lectores.

No menos importante es apuntar al hecho de que estoy completamente a favor del movimiento Yo soy #132, que solo busca imparcialidad en los medios para que la gente vote por quien quiera hacerlo, sin afiliaciones políticas de ninguna especie, movimiento que ha sido recientemente censurado por Twitter (quizás a petición del PRI).

Creo que tal censura no hace sino poner en evidencia la fragilidad de nuestra supuesta democracia y es un atentado fatal a la libertad de expresión.

¡Teman, políticos, que este tremor no se debe al Popocatepetl!

¡Es la voz de un pueblo cansado de mentiras!

¡Es el estruendo del silencio!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: