Inicio > Cómo crear negocios exitosos > ¿Vientos de guerra o teorías conspiracionistas?

¿Vientos de guerra o teorías conspiracionistas?


Image

Estrecho de Ormuz

 

Desde hace semanas he querido escribir este artículo. No lo hice antes porque he necesitado analizarlo con detenimiento. Después de todo, prefiero expresar una opinión objetiva que verme envuelto en una salida facil, bastante influida por las diferentes teorías de la conspiración que no hacen sino abundar en la red.

Este artículo nace de una noticia que escuché hace algunas semanas, relativa a la intención de Irán de suspender sus ventas de crudo a los paises de la Unión Europea. Lo primero que me vino a la mente entonces fue una escalada de precios del crudo, con las consabidas consecuencias, principalmente para los paises europeos.

Me di a la tarea de investigar un poco más a fondo y encontré que dicha suspención no es más que una reacción a la intención de la Unión Europea de suspender sus compras de crudo a Irán, para lo cual, los europeos ya han realizado negociaciones para abastecerse del petroleo de otros paises árabes, si la suspención efectivamente tiene lugar.

En adición a esto, se habla mucho de la amenaza iraní de bloquear el estrecho de Ormuz, si se concreta el embargo y no ha faltado quien relacione esto con el inicio de una tercera guerra mundial. De hecho, precisamente hoy un español publicó un video explicando el tema en su muro de FaceBook. A esta persona le conozco vagamente precisamente por sus videos. La primera vez que le contacté fue debido a un video que publicó en YouTube pidiendo a los latinoamericanos abstenerse de ir a España en busca de empleo, por la álgida situación que está viviendo el país hermano en el aspecto económico.

Él expresa una profunda preocupación por la posibilidad de que Irán decida -unilateralmente-, cerrar el estrecho de Ormuz, por las implicaciones que ésto podría tener y -aunque no lo expresa abiertamente-, asocia este bloqueo con el inicio de las hostilidades de la tercera guerra mundial.

¿Qué posibilidad real hay de que estas acciones efectivamente conduzcan al inicio de la tercera guerra mundial? ¿De ser verdad, en realidad será una guerra nuclear? ¿Existen otros peligros que debamos considerar?

Antes de adoptar una postura alarmista consideremos las implicaciones que el cerrar dicho estrecho pudiera efectivamente tener.

En primer lugar -suponiendo que Irán realmente procediera a cerrar el estrecho de Ormuz-, esto dispararía el precio del crudo a nivel internacional de inmediato. Cerca del 40% del petroleo que se produce en el medio oriente pasa por este estrecho. El simple acto significaría una declaración de guerra contra los países de la región. Ni qué decir tiene la respuesta de los paises de la Unión Europea, Japón y los Estados Unidos.

La pregunta que deberíamos plantearnos es si Irán -por sí solo-, tiene la capacidad para sostener un bloqueo de tales proporciones. Más aún, deberíamos preguntarnos si a Irán le conviene proceder de esta manera.

Si bien es cierto que cerca del 65% de la producción de crudo Iraní se exporta a los paises asiáticos, la acción por sí sola constituye un suicidio económico para Irán. No solo tendría que responder militarmente por sus acciones ante sus vecinos en la región, sino que -por si fuera poco-, debería enfrentar en términos bélicos a tropas de la Unión Europea y de los Estados Unidos.

Mucho se ha hablado de una posible alianza con Rusia y China. La realidad es que una guerra no haría más que incrementar considerablemente los precios del crudo principalmente por la escases que se produciría como consecuencia de estos hechos.

Quizás en verdad Rusia y China apoyaran a Irán en una contienda bélica, pero hacerlo significaría elevar los precios del crudo y enfrentar serios problemas en sus economías.

Lo que quiero decir es que -en realidad-, a nadie le conviene un enfrentamiento bélico. Si bien es cierto que -por ejemplo-, China es el principal comprador del crudo Iraní -seguido por Rusia-, también lo es que China está ya buscando otras alternativas para diversificar sus adquisiciones y reducir su dependencia.

Ahora, en el supuesto de que estos hechos terminen conduciendo a una guerra, el que dicha guerra se convierta en un conflicto internacional, aunque es factible, dependerá sobre todo de la diplomacia. Las guerras son costosas. Por sí solo, Irán no podría sostener prolongadamente un conflicto bélico contra Europa y los Estados Unidos. Si los chinos y los rusos se involucraran en el conflicto para apoyar a Irán, no conseguirían sino agrabar la situación para ellos mismos.

Yendo un poco más allá, si el conflicto alcanzara dimensiones de una guerra nuclear, primero que nada, Irán debería tener capacidad para un conflicto de este tipo, cosa que no ha sido demostrada todavía. Por otro lado, si la tuviera y el conflicto siguiera esta ruta, un ataque nuclear contra Irán dejaría completamente inútil su infraestructura productiva, lo que no reporta beneficios ni para el agresor ni para sus aliados.

En lo personal, desde que tengo uso de razón he escuchado -una y otra vez-, sobre conflictos en dicha región. Todo tipo de conflictos: ya sea de carácter religioso o ideológico, ya sea por las alianzas y enemistades de los paises en la región, o por problemas entre ellos mismos. Conflictos siempre han existido en esa región y -me atrevo a decir-, siempre han sido conflictos moderados por instituciones internacionales porque su propósito ha sido el de especular con los precios del crudo.

No creo que las teorías de conspiración tengan razón esta vez, creo que las disputas actuales terminarán resolviéndose a través de la diplomacia, creo que quizás tengan lugar algunas acciones militares que -no necesariamente-, desemboquen en una guerra y, de llegar a este extremo, creo que se buscará una solución pacífica al conflicto, pero también creo -con la esperanza de no parecer un teórico de la conspiración-, que todo esto no sirve para un propósito distinto al de especular con los precios del crudo.

¿Que por qué lo veo así? Simplemente porque mientras se pueda ganar un dólar más con el precio del crudo, quien tiene los recursos para influir en el precio y obtener beneficios a partir de este hecho, seguirá influyendo en el desarrollo de los eventos que se produzcan.

Además, no solo influyendo en las variaciones de los precios se puede obtener ventaja. A fines de los setentas y principios de los ochentas quedo perfectamente demostrado que el precio del crudo es elástico ante la demanda, lo que quiere decir que ante una escalada de los precios, el consumo se verá afectado -por lo menos durante un tiempo-, y mientras prevalezca el problema se pueden adoptar toda clase de acciones que beneficien a unos más que a otros.

Al final del cuento, de lo que se trata es de influir en el desempeño de las economías. Posiblemente se lleve esta situación hasta un punto que pudiera parecer de inflexión, pero un colapso económico global no beneficia ni siquiera a los más truculentos especuladores. A pesar de llevar las cosas al extremo, deben tener un punto de retorno.

Es como en el juego del monopolio: mi estrategia favorita consiste en adquirir una de las propiedades más económicas y una de las propiedades que podrían parecer más interesantes para mis oponentes, con el fin permitirles adquirir el resto. Sé que tarde o temprano buscarán las propiedades que elegí y entonces, o bien las intercambio por las propiedades más costosas que ellos poseen, o elevo el precio a magnitudes tales que los conduzco a la banca rota y es entonces cuando yo adquiero los pedazos de lo que quedó.

Recordemos el 2008 y la manera en que la bolsa se comportó durante meses a pesar del rescate financiero por parte del gobierno de los Estados Unidos. Recordemos que durante meses, a pesar de inyectar recursos para motivar a la gente a confiar de nuevo en el sistema bursatil, la bolsa seguía cayendo. Esto fue así porque quizás no había mucha gente con capacidad para adquirir acciones y, quienes tenían la capacidad, solo esperaban a que se alcanzara un punto de inflexión para beneficiarse de la crisis.

Pues bien, es exactamente esta la manera en que percibo los acontecimientos en el medio oriente. Tal vez me equivoque, pero no veo una guerra en el horizonte. Lo que veo son intereses de los especuladores por llevar las cosas al límite para entonces recuperar los pedazos y llevar a cabo la mayor transferencia de riqueza que se haya gestado jamás.

Anuncios
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: