Inicio > Cómo crear negocios exitosos > La importancia de implementar

La importancia de implementar


¿Por qué es importante implementar?

Nada construirás si no te pones a hacerlo. Después de todo, la única manera de descubrir si tienes razón, es haciéndolo.

Me gusta suponer que no soy el único que ha sufrido el toparse con la barrera que surge de improviso a la hora de implementar un proyecto nuevo. Lo supongo, porque es algo completamente natural y -al igual que lo que decía Carl Sagan con respecto a la posibilidad de vida en otros planetas: “El universo es un lugar inmenso. Si el nuestro es el único planeta en el que existe vida, es un enorme desperdicio de espacio”-, pienso que no soy el único que ha enfrentado este problema.

Se describió a sí mismo como un contemporizador.

Decía que hubo un tiempo en el que tuvo la mala costumbre de perder el tiempo recalentando sus ideas para iniciar un proyecto

De hecho, alguien a quien todos conocemos ha reconocido haber tenido precisamente este problema. En su libro “Camino hacia el futuro“, Bill Gates se describió a sí mismo como un contemporizador, lo cuál -en sus palabras-, significa que tenía de la costumbre de gastar mucho tiempo recalentando sus ideas en lugar de pasar directamente a la acción.

Antes de continuar, quiero comentar que hay muchas razones por las que decidí escribir este artículo de última hora, pero hay una en particular que no deseo comentar por la que lo estoy haciendo. Principalmente, escribo este artículo por esa razón. Fuera de ella, de cualquier modo es buena idea compartirlo con todos ustedes. Espero que les ayude esta visión como me ha ayudado a mí.

Tambien es necesario puntualizar que este artículo -en realidad-, no tiene relación alguna con la serie que he iniciado sobre “Planeación Estratégica”. Aún tengo algunos puntos muy importantes que compartir sobre el tema, así que -para quienes están interesados-, no se preocupen, esa serie continuará. Les pido me disculpen el desliz, pero quise publicar este artículo porque creo que hace falta.

La situación es esta -cualquier semejanza con eventos de la vida real, es mera coincidencia-: Ha tenido una maravillosa epifanía que ha podido visualizar como una oportunidad sin precedentes en su vida. Decide que sería buena idea echarla a andar; incluso, a compartido algunos detalles con sus amigos y conocidos en busca de su aprobación o sugerencias. Tal vez ha enfrentado la incomprensión de quienes le rodean y -tal vez-, su rechazo en la forma de críticas poco constructivas. Quizás hasta estuvo al borde de olvidarse de su maravillosa idea -no se preocupe, esto es algo que la mayoria de las personas hacemos instintivamente-, pero supongamos que ha decidido continuar. La pesadilla está a punto de comenzar: Ya que tomó la decisión de seguir adelante, la inspiración le rehuye y no encuentra la manera de comenzar.

¿Le parece familiar? Todos lo hemos sufrido alguna vez y llega a ser traumatizante. Es peor cuando todas las circunstancias en las que vivimos inmersos son adversas en todas las formas posibles hacia nosotros.

Como programador de computadoras he enfrentado precisamente esta situación millones de ocasiones y me alegro por ello porque, como emprendedor siempre lo enfrento, en cada nuevo proyecto que decido llevar a cabo y, si algo me ha enseñado esta barrera, es que no es infranqueable.

Cuando estamos en el punto de empezar, frecuentemente nos vemos asaltados por cosas tales como: descubrir que no tenemos la más remota idea que cómo vamos a hacer lo que queremos hacer, ver un mar de confusión entre la montaña de cosas que tenemos que realizar, no tener una idea precisa de por dónde empezar, la inseguridad de que lo que haremos producirá resultados positivos, la desesperación de no contar con los recursos necesarios, los posibles obstáculos que se nos interpongan, la incomprensión de quienes nos rodean y el temor implícito de defraudarles… y la lista podría continuar.

¿Cómo realizar una investigación efectiva?

Cuando reunimos información, no todo se limita a recopilar conocimientos. También debemos aplicar nuestro propio razonamiento para deducir aspectos que nos ayuden a comprender y completar la información.

La mayoría de los proyectos que he realizado implicaron conocimientos que no tuve al momento de comenzar. Eso me obligo a investigar. A veces es frustrante pasar largas horas buscando la información necesaria sin resultados evidentes, pero no solo la información se requiere; también es importante aplicar el sentido común.

Permítame explicarme: lo más probable es que -al recopilar información-, solo encuentre trozos del material que necesita. Rara vez serán trozos completos. Lo más común es encontrar piezas aisladas de información, que emulan un rompecabezas. Por eso es necesario estar dispuesto a razonar sobre la manera en que cada trozo encaja, hacer deducciones que nos permitan comprender cada pieza de datos y, sobre todo, tener la disposición para esforzarse al aplicar su sentido común para realmente entender de qué se trata todo esto. Si no logra superar esta etapa, dificilmente podrá continuar con las demás.

El caos es común en cualquier idea; aún en las que parecen más simples. Cuando visualizamos por primera vez nuestra idea, lo que vemos es la parte bonita de ella. Siempre ha estado alli, pero es esa esencia bonita la que nos atrae. Sin ese ingrediente de belleza, tal vez nunca reparemos en ella. Richard Bach, en su libro “Al otro lado del tiempo“, sugiere que -en realidad-, el ser humano nunca ha inventado nada, que las ideas que conducen al invento, siempre han estado allí y que uno solo las descubre.

Por eso hasta las ideas más sencillas suelen presentarse caóticas frente a nuestros ojos cuando las descubrimos y, debido a este caos, suele parecernos confuso el orden que deberemos darles para hacerlas más comprensibles.

Más aún, es bastante frecuente comenzar con una idea que parece bastante simple y, cuando comenzamos a estructurar, descubrimos que es mucho más compleja de lo que nos imaginamos al principio.

“La belleza de las ideas brillantes es que son las más sencillas”

Quizás haya escuchado esta frase millones de veces. Mucha gente se confunde cuanto al calificativo “sencillas” y supone erróneamente que lo complejo es malo. El error es que con frecuencia olvidan que las ideas sencillas, comenzaron siempre con un caos muy complejo. Si lo duda, recuerde que Einsten pasó años trabajando en su teoría de la Relatividad para llegar a su sencilla ecuación E = MC².

¿Cómo enfrentar la confusión que produce una nueva idea?

Cuando encuentre confuso cómo implementar una idea, fragméntela en piezas más manejables, estructúrelas conforme a un criterio que le facilite su comprensión y reuna las piezas en forma estructurada.

De nuevo, es necesaria la pasión para estar dispuestos a explorar la intrincada complejidad de lo sencillo. Así que, si alguna vez a experimentado el desasociego de enfrentar la complejidad del caos que encierra una idea sencilla, en vez de perder el tiempo lamentándose por lo difíciles que le parecen las cosas, estructúrelas, divídalas en fragmentos manejables que sea más sencillo operar durante una fase de análisis, deles una estructura que le resulte más comprensible y reintégrelas nuevamente durante un proceso de síntesis.

Una vez que haya estructurado su montaña de cosas por hacer, será mucho más sencillo encontrar por dónde comenzar.

Que no obtenga resultados positivos al inicio -cosa que seguramente esperará-, no significa que no sea posible llevar a cabo lo que pretende. Esto es algo bastante común enfrentar dificultades. Las dificultades no son más que la sal y la pimienta que sazonan un platillo delicioso. Sin ellas, lo que hacemos es solo algo intrascendente. Al enfrentarlas, usted disfrutará aún más el resultado de sus logros. Solo conociendo el fracaso es posible gozar de los méritos del éxito. Además, un fracaso no es el fin del mundo. Si tiene la disposición a perseverar, convertirá sus fracasos en éxitos.

Si algo me han enseñado mis años como programador de computadoras es que todo tiene solución.

La falta de recursos jamás debe convertirse en una excusa. La mayoría de las veces es posible programar las actividades que tenemos que desempeñar para administrar adecuadamente los recursos.

En una situación crítica, en la que un determinado recurso sea indispensable para la continuidad de su proyecto, aún existen alternativas. Quizás la mejor de todas sea buscar un financiamiento. Este tema suele ser muy amplio y quiero puntualizar que la idea de conseguir un préstamo es la última que yo consideraría. Obtener los recursos necesarios puede lograrse a través de la inversión. Para encontrar a alguien dispuesto a invertir en su idea, es necesario describirla bajo la estructura de un plan de negocios. En mi artículo “Cómo se inicia un negocio“, le proporciono las bases para la construcción de un plan de negocios.

Siempre habrá obstaculos cuando emprendemos algo que vale la pena. Hace muchos años, había un comercial con Antony Queen que me gustaba mucho por el mensaje principal que transmitía. Dicho mensaje rezaba: “Si las cosas que valen la pena, se hicieran fácilmente, cualquiera las haría“.

Sé por experiencia de primera mano que esto es así. Durante mi vida, he sido muy afortunado de haber podido experimentarlo muchas veces. Las mejores cosas que he hecho, han sido también las más difíciles, pero el éxito que alcancé -gracias a mi perseverancia-, es simplemente inolvidable y muy satisfactorio. Por eso puedo instarle a continuar adelante a pesar de los obstáculos. Para cada obstáculo que encuentre a su camino, existe también una manera de evadirlo.

Quiero compartir un secreto con ustedes. La mayoría de los proyectos que he emprendido fueron álgidamente cuestionados por quienes me rodean. De hecho, todo el tiempo estoy cosas que los demás cuestionan. La opinión que con mayor frecuencia he escuchado, es que mi proceder es impráctico y que no conduce a resultados. Afortunadamente, siempre he conseguido resultados y demostrado que muchas veces, lo que consideramos impráctico es tan solo innovador y que pensar diferente produce evolución.

La importancia de pensar diferente

No podemos esperar que los demás compartan todos nuestros punto de vista. Después de todo, las personas tenemos nuestra propia perspectiva. Pensar diferente produce evolución.

No podemos esperar que los demás compartan todos nuestros puntos de vista. Después de todo, cada persona en el mundo tiene su propia perspectiva. No es la opinión de otros de la que debemos depender, sino de nuestra propia opinión. Somos quienes somos gracias a nuestros principios y nuestros valores, no por los principios y valores de los demás. Es cierto que -como sociedad-, acatamos principios y valores diseñados para el bien común, pero somos nosotros -y solo nosotros-, quienes decidimos que principios y valores adoptar. Seamos responsables en cuanto a esto.

¿Funcionará?

La única manera de averiguarlo es haciéndolo.

Finalmente, deseo acotar la importancia de implementar. Quizás nos parezca lejano el día en que alcancemos nuestros objetivos particulares y -tal vez-, tengamos la sensación de que nunca llegaremos a ver nuestro proyecto hecho realidad pero, si perseveramos, llegará el día. Después de todo, no podemos saber si nuestra idea funciona o no si no la implementamos.

Anuncios
  1. mayo 19, 2013, 20:44:22 en 20:44

    We’re a group of volunteers and opening a new scheme in our community. Your web site offered us with valuable info to work on. You’ve done an impressive job and our entire group will likely be grateful to you.

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: