Archivo

Archive for 10 abril 2012

La importancia de implementar

abril 10, 2012, 19:07:56 1 comentario

¿Por qué es importante implementar?

Nada construirás si no te pones a hacerlo. Después de todo, la única manera de descubrir si tienes razón, es haciéndolo.

Me gusta suponer que no soy el único que ha sufrido el toparse con la barrera que surge de improviso a la hora de implementar un proyecto nuevo. Lo supongo, porque es algo completamente natural y -al igual que lo que decía Carl Sagan con respecto a la posibilidad de vida en otros planetas: “El universo es un lugar inmenso. Si el nuestro es el único planeta en el que existe vida, es un enorme desperdicio de espacio”-, pienso que no soy el único que ha enfrentado este problema.

Se describió a sí mismo como un contemporizador.

Decía que hubo un tiempo en el que tuvo la mala costumbre de perder el tiempo recalentando sus ideas para iniciar un proyecto

De hecho, alguien a quien todos conocemos ha reconocido haber tenido precisamente este problema. En su libro “Camino hacia el futuro“, Bill Gates se describió a sí mismo como un contemporizador, lo cuál -en sus palabras-, significa que tenía de la costumbre de gastar mucho tiempo recalentando sus ideas en lugar de pasar directamente a la acción.

Antes de continuar, quiero comentar que hay muchas razones por las que decidí escribir este artículo de última hora, pero hay una en particular que no deseo comentar por la que lo estoy haciendo. Principalmente, escribo este artículo por esa razón. Fuera de ella, de cualquier modo es buena idea compartirlo con todos ustedes. Espero que les ayude esta visión como me ha ayudado a mí.

Tambien es necesario puntualizar que este artículo -en realidad-, no tiene relación alguna con la serie que he iniciado sobre “Planeación Estratégica”. Aún tengo algunos puntos muy importantes que compartir sobre el tema, así que -para quienes están interesados-, no se preocupen, esa serie continuará. Les pido me disculpen el desliz, pero quise publicar este artículo porque creo que hace falta.

La situación es esta -cualquier semejanza con eventos de la vida real, es mera coincidencia-: Ha tenido una maravillosa epifanía que ha podido visualizar como una oportunidad sin precedentes en su vida. Decide que sería buena idea echarla a andar; incluso, a compartido algunos detalles con sus amigos y conocidos en busca de su aprobación o sugerencias. Tal vez ha enfrentado la incomprensión de quienes le rodean y -tal vez-, su rechazo en la forma de críticas poco constructivas. Quizás hasta estuvo al borde de olvidarse de su maravillosa idea -no se preocupe, esto es algo que la mayoria de las personas hacemos instintivamente-, pero supongamos que ha decidido continuar. La pesadilla está a punto de comenzar: Ya que tomó la decisión de seguir adelante, la inspiración le rehuye y no encuentra la manera de comenzar.

¿Le parece familiar? Todos lo hemos sufrido alguna vez y llega a ser traumatizante. Es peor cuando todas las circunstancias en las que vivimos inmersos son adversas en todas las formas posibles hacia nosotros.

Como programador de computadoras he enfrentado precisamente esta situación millones de ocasiones y me alegro por ello porque, como emprendedor siempre lo enfrento, en cada nuevo proyecto que decido llevar a cabo y, si algo me ha enseñado esta barrera, es que no es infranqueable.

Cuando estamos en el punto de empezar, frecuentemente nos vemos asaltados por cosas tales como: descubrir que no tenemos la más remota idea que cómo vamos a hacer lo que queremos hacer, ver un mar de confusión entre la montaña de cosas que tenemos que realizar, no tener una idea precisa de por dónde empezar, la inseguridad de que lo que haremos producirá resultados positivos, la desesperación de no contar con los recursos necesarios, los posibles obstáculos que se nos interpongan, la incomprensión de quienes nos rodean y el temor implícito de defraudarles… y la lista podría continuar.

¿Cómo realizar una investigación efectiva?

Cuando reunimos información, no todo se limita a recopilar conocimientos. También debemos aplicar nuestro propio razonamiento para deducir aspectos que nos ayuden a comprender y completar la información.

La mayoría de los proyectos que he realizado implicaron conocimientos que no tuve al momento de comenzar. Eso me obligo a investigar. A veces es frustrante pasar largas horas buscando la información necesaria sin resultados evidentes, pero no solo la información se requiere; también es importante aplicar el sentido común.

Permítame explicarme: lo más probable es que -al recopilar información-, solo encuentre trozos del material que necesita. Rara vez serán trozos completos. Lo más común es encontrar piezas aisladas de información, que emulan un rompecabezas. Por eso es necesario estar dispuesto a razonar sobre la manera en que cada trozo encaja, hacer deducciones que nos permitan comprender cada pieza de datos y, sobre todo, tener la disposición para esforzarse al aplicar su sentido común para realmente entender de qué se trata todo esto. Si no logra superar esta etapa, dificilmente podrá continuar con las demás.

El caos es común en cualquier idea; aún en las que parecen más simples. Cuando visualizamos por primera vez nuestra idea, lo que vemos es la parte bonita de ella. Siempre ha estado alli, pero es esa esencia bonita la que nos atrae. Sin ese ingrediente de belleza, tal vez nunca reparemos en ella. Richard Bach, en su libro “Al otro lado del tiempo“, sugiere que -en realidad-, el ser humano nunca ha inventado nada, que las ideas que conducen al invento, siempre han estado allí y que uno solo las descubre.

Por eso hasta las ideas más sencillas suelen presentarse caóticas frente a nuestros ojos cuando las descubrimos y, debido a este caos, suele parecernos confuso el orden que deberemos darles para hacerlas más comprensibles.

Más aún, es bastante frecuente comenzar con una idea que parece bastante simple y, cuando comenzamos a estructurar, descubrimos que es mucho más compleja de lo que nos imaginamos al principio.

“La belleza de las ideas brillantes es que son las más sencillas”

Quizás haya escuchado esta frase millones de veces. Mucha gente se confunde cuanto al calificativo “sencillas” y supone erróneamente que lo complejo es malo. El error es que con frecuencia olvidan que las ideas sencillas, comenzaron siempre con un caos muy complejo. Si lo duda, recuerde que Einsten pasó años trabajando en su teoría de la Relatividad para llegar a su sencilla ecuación E = MC².

¿Cómo enfrentar la confusión que produce una nueva idea?

Cuando encuentre confuso cómo implementar una idea, fragméntela en piezas más manejables, estructúrelas conforme a un criterio que le facilite su comprensión y reuna las piezas en forma estructurada.

De nuevo, es necesaria la pasión para estar dispuestos a explorar la intrincada complejidad de lo sencillo. Así que, si alguna vez a experimentado el desasociego de enfrentar la complejidad del caos que encierra una idea sencilla, en vez de perder el tiempo lamentándose por lo difíciles que le parecen las cosas, estructúrelas, divídalas en fragmentos manejables que sea más sencillo operar durante una fase de análisis, deles una estructura que le resulte más comprensible y reintégrelas nuevamente durante un proceso de síntesis.

Una vez que haya estructurado su montaña de cosas por hacer, será mucho más sencillo encontrar por dónde comenzar.

Que no obtenga resultados positivos al inicio -cosa que seguramente esperará-, no significa que no sea posible llevar a cabo lo que pretende. Esto es algo bastante común enfrentar dificultades. Las dificultades no son más que la sal y la pimienta que sazonan un platillo delicioso. Sin ellas, lo que hacemos es solo algo intrascendente. Al enfrentarlas, usted disfrutará aún más el resultado de sus logros. Solo conociendo el fracaso es posible gozar de los méritos del éxito. Además, un fracaso no es el fin del mundo. Si tiene la disposición a perseverar, convertirá sus fracasos en éxitos.

Si algo me han enseñado mis años como programador de computadoras es que todo tiene solución.

La falta de recursos jamás debe convertirse en una excusa. La mayoría de las veces es posible programar las actividades que tenemos que desempeñar para administrar adecuadamente los recursos.

En una situación crítica, en la que un determinado recurso sea indispensable para la continuidad de su proyecto, aún existen alternativas. Quizás la mejor de todas sea buscar un financiamiento. Este tema suele ser muy amplio y quiero puntualizar que la idea de conseguir un préstamo es la última que yo consideraría. Obtener los recursos necesarios puede lograrse a través de la inversión. Para encontrar a alguien dispuesto a invertir en su idea, es necesario describirla bajo la estructura de un plan de negocios. En mi artículo “Cómo se inicia un negocio“, le proporciono las bases para la construcción de un plan de negocios.

Siempre habrá obstaculos cuando emprendemos algo que vale la pena. Hace muchos años, había un comercial con Antony Queen que me gustaba mucho por el mensaje principal que transmitía. Dicho mensaje rezaba: “Si las cosas que valen la pena, se hicieran fácilmente, cualquiera las haría“.

Sé por experiencia de primera mano que esto es así. Durante mi vida, he sido muy afortunado de haber podido experimentarlo muchas veces. Las mejores cosas que he hecho, han sido también las más difíciles, pero el éxito que alcancé -gracias a mi perseverancia-, es simplemente inolvidable y muy satisfactorio. Por eso puedo instarle a continuar adelante a pesar de los obstáculos. Para cada obstáculo que encuentre a su camino, existe también una manera de evadirlo.

Quiero compartir un secreto con ustedes. La mayoría de los proyectos que he emprendido fueron álgidamente cuestionados por quienes me rodean. De hecho, todo el tiempo estoy cosas que los demás cuestionan. La opinión que con mayor frecuencia he escuchado, es que mi proceder es impráctico y que no conduce a resultados. Afortunadamente, siempre he conseguido resultados y demostrado que muchas veces, lo que consideramos impráctico es tan solo innovador y que pensar diferente produce evolución.

La importancia de pensar diferente

No podemos esperar que los demás compartan todos nuestros punto de vista. Después de todo, las personas tenemos nuestra propia perspectiva. Pensar diferente produce evolución.

No podemos esperar que los demás compartan todos nuestros puntos de vista. Después de todo, cada persona en el mundo tiene su propia perspectiva. No es la opinión de otros de la que debemos depender, sino de nuestra propia opinión. Somos quienes somos gracias a nuestros principios y nuestros valores, no por los principios y valores de los demás. Es cierto que -como sociedad-, acatamos principios y valores diseñados para el bien común, pero somos nosotros -y solo nosotros-, quienes decidimos que principios y valores adoptar. Seamos responsables en cuanto a esto.

¿Funcionará?

La única manera de averiguarlo es haciéndolo.

Finalmente, deseo acotar la importancia de implementar. Quizás nos parezca lejano el día en que alcancemos nuestros objetivos particulares y -tal vez-, tengamos la sensación de que nunca llegaremos a ver nuestro proyecto hecho realidad pero, si perseveramos, llegará el día. Después de todo, no podemos saber si nuestra idea funciona o no si no la implementamos.

Anuncios

¿Qué es la misión?

abril 10, 2012, 15:44:34 Deja un comentario

¿Qué es la misión?

Es la expresión de nuestra razón de ser como empresa.

 

 

 

El propósito de la misión es el de expresar de una manera clara y concisa la razón por la que existimos como empresa.

 

 

 

Todas las empresas existen por una razón fundamental: cumplir una función social. Todo purista diría que el propósito de una empresa es producir utilidades y es cierto. Pero para que las utilidades comiencen a llenar nuestras arcas, primero debemos hacer que se generen y la única manera de lograr esto es satisfaciendo una necesidad social especifica y hacerlo de manera efectiva, porque si no lo hacemos nosotros, cualquiera de nuestros competidores lo hará con gusto.

Y… a todo esto, ¿qué es la misión?

La misión es una proposición sencilla, clara y concisa, que describe la razón por la cuál existimos como empresa. Le dice a los demás qué pueden esperar de nosotros y les hace saber porqué nos necesitan.

Entender cuál es la función social que -como empresa- cumplimos, claramente, sin ambigüedades, es el primer paso para formular nuestra misión.

Llegar a este conocimiento fundamental parece un juego de niños en primera instancia, pero involucra mucho más  que solo palabras bonitas trazadas sobre un papel.

En mi anterior artículo: “Planeación Estratégica: Análisis FODA“, mencioné que existe un vínculo muy fuerte entre la planeación de estrategias y la definición de la cultura de la organzación; además, puntualicé que no es posible definir la cultura de la organización sin antes haber trabajado en la planeación estratégica. También prometí que este hecho se volvería evidente conforme avanzáramos en la temática y en este punto daré un indicio del porqué:

Pueden existir mil empresas del mismo giro operando en la misma ciudad, pero el hecho de dedicarse a las mismas cosas, no necesariamente implica que lo hacen de la misma manera.

La Economía descibe esta situación a través de la clasificación de los mercados, según la cuál uno de los tipos de mercados que existen es la competencia monopolísitca.

Muchas de las empresas que existen operan de acuerdo a las características que describe la competencia monopolística, diferenciándose en el mercado para atraer más consumidores dispuestos a adquirir sus productos y/o servicios.

Pueden diferenciarse agregando características únicas a sus productos y/o servicios o añadiendo un valor agregado a su manera de atender a sus clientes.

Para hacerlo, es frecuente acotar un nicho de mercado, segmentándolo y discriminando las características de quienes entran en él. Los joyeros, diseñadores, artístas y -en general-, todo aquel empresario que venda artículos de lujo, enfocará sus esfuerzos hacia la gente que puede pagarlos y quiere hacerlo con tal de ser aceptado dentro de una élite exclusiva.

Sin embargo, este no es el único mercado en que pueden participar. Un joyero -por poner un ejemplo-, bien podría decidir que el nicho conformado por personas de recursos medios podría constituir una excelente oportunidad de mercado y -de esta manera-, planificar su emprendimiento para abarcar ese nicho particular.

Es precisamente en este punto en el que se destaca la importancia de realizar una planeación estratégica efectiva antes de definir la filosofía corporativa: a través de las estragias que formulemos para alcanzar un nicho particular de mercado, tendremos más claro cómo venderle nuestros productos y/o servicios a ese nicho en lo particular y será también muy clara la manera de decirle a ese mercado que estamos ahí y qué pueden esperar de nosotros.

Una vez que hayamos realizado nuestra planeación estratégica podremos entonces analizar cuál es la manera adecuada de enunciar nuestra filosofía corporativa y es buena idea comenzar enunciando nuestra misión.

Como ya lo he dicho, el enunciado que describe porqué existimos, cuál es nuestra razón de ser, debe ser claro y conciso. No se trata de crear una obra maestra que compita con cualquier obra de Shakespiere; se trata de comunicar con toda claridad cuál es nuestro propósito y con la menor cantidad de palabras posibles. Después de todo -en muchos casos-, menos es más.

Si nuestra misión a de tener alguna propiedad, esta ha de ser que transmita nuestra pasión. La pasión es el ingrediente fundamental de cualquier emprendimiento. Nos mantiene activos aún en las peores circunstancias y nos hace desear formar parte de nuestro proyecto, aún si no ganáramos nada con ello.

Si usted no puede sentir pasión por lo que hace, no podrá alcanzar el éxito que espera.

Si queremos que nuestros colaboradores entreguen sus esfuerzos voluntariamente para alcanzar nuestra meta común, más aún, si esperamos que la gente sienta el deseo irresistible de adquirir nuestros productos y/o servicios, debemos proyectarles esa pasión que nos convence a nosotros mismos de que es nuestro emprendimiento precisamente lo que deseamos hacer.

Por ello, es necesario que inyectemos una dosis de pasión en el enunciado que describe nuestra misión: para inspirar a nuestros colaboradores a dar su mejor esfuerzo y a nuestros clientes a desear lo que les ofrecemos.

Nuestra misión es -después de todo-, nuestra mejor publicidad. Enunciémosla de tal manera que inspire.

 

Planeación Estratégica: Análisis FODA

abril 6, 2012, 22:27:07 4 comentarios

El valor de la planeación estratégica en los negocios

Planeación Estratégica

El valor de una apropiada Planeación Estratégica es identificar los retos a los que habrá que responder en un futuro que, tanto puede ser inmediato, como puede presentarse en el largo plazo. Esta planeación puede lograrse adecuadamente mediante un Análisis FODA, el cuál es una herramienta que permite organizar la información de la que disponemos sobre el statu quo -en un determinado instante del tiempo-, de manera que sea más sencillo identificar las acciones clave necesarias para hacer frente a los desafíos que el mercado nos plantea.

Alguna vez, durante el desarrollo de mi Maestría en Administración de Negocios, tuve que llevar a cabo un proyecto de negocios con fines académicos, pero que pronto se transformó en un reto personal que quise efectivamente realizar.

Precisamente por mi interés en formular un modelo de negocios factible, me empeñe en que fuera construido de la manera correcta desde el principio.

Investigué durante largo tiempo cada aspecto  de mi plan de negocios. En particular, dediqué bastante tiempo a conocer y comprender cómo realizar una planeación estratégica utilizando un análisis F. O. D. A. (Fortalezas, Oportunidades, Debilidades, Amenzas), el cuál era crucial para el modelo de negocios que estaba desarrollando, ya que el servicio que elegí era absolutamente innovador, nadie estaba haciéndolo en su momento, yo sería el primero en ingresar al mercado con esa idea y, aunque tenía competidores muy importantes, ya posicionados en el mercado, la aceptación de mi propuesta dependía de que supiera manejar adecuadamente la innovación que ofrecía.

Lo sabía en ese momento porque años atrás tuve la oportunidad de formar parte de un equipo multidisciplinario y multinacional en un proyecto global del corporativo para el cual prestaba mis servicios en ese entonces. Cuando lo hice, puede experimentar en carne propia cómo la preparación conduce al éxito. Este es el valor real de cualquier tipo de planeación.

Así que -con la idea de estar debidamente preparado para cada circunstancia que se pudiera presentar en mi emprendimiento, busqué exhaustivamente información que me ayudara a realizar un análisis FODA efectivo y pronto dí con un documento emitido por la Dirección de Planeación y Organización, de la Secretaría Técnica, del Instituto Politécnico Nacional, “Metodología para el Análisis FODA“.

Lo recomiendo ahora por dos razones: la primera y más obvia es que yo mismo soy egresado de una carrera con plan de estudios del IPN, que estudié en una Universidad incorporada a dicha institución. Si alguien sabe sobre la calidad de la enseñanza que los programas del Politécno dan, soy yo. Cuando consideraba ingresar a esa carrera, investigué diferentes opciones y no tardé en descubrir que el plan de estudios de la carrera de la que hablo -a nivel licenciatura-, era casi identico al plan de estudios a nivel maestría en una Universidad en Austin, Texas.

La segunda razón es que este documento hizo por mí lo que no conseguía leyendo libro tras libro de administración: darme una respuesta objetiva que me permitiera comprender cabalmente el porqué de cada etapa.

He notado que hay una gran cantidad de gente que desea conocer los fundamentos de la filosofia corporativa y -por la experiencia que he tenido-, considero que esto es posible una vez que se ha comprendido el papel de la planeación estratégica conducida a través del Análisis FODA. Será obvio para usted el porqué de esta aseveración conforme avancemos en este estudio. Más aún, también hay mucha gente que desea saber como realizar un Análisis FODA así que, empecemos:

El Análisis FODA

Lo primero es conocer a qué nos referimos con cada uno de los conceptos de los que se integra el acrónimo FODA (Fortalezas, Oportunidades, Debilidades, Amenzas).

¿Qué son las Fortalezas?

Las fortalezas son todos aquellos aspectos en los que nuestro emprendimiento supera la oferta de nuestros competidores.

 

 

Fortalezas

Las fortalezas son todos los factores sobre los que podemos ejercer un control directo como empresa. De ahí que se acote que se refieren a aspectos internos. Es decir, La empresa puede controlarlos, porque se cuenta con los medios para hacerlo; además, son aspectos positivos de la empresa, que le dan ventaja competitiva sobre las demás empresas con un giro similar al nuestro.

¿Qué son las Debilidades?

Las Debilidades son aquellos aspectos que -aún estando bajo nuestro control-, no hemos sido capaces de combatir y que limitan nuestra capacidad para responder a los retos que nos planeta el mercado.

 

 

Debilidades

Las debilidades son todos esos factores que -estando bajo nuestro control-, no hemos sabido manejar y que limitan nuestra capacidad para hacer frente a los retos que nos plantea el mercado. También son de naturaleza interna. Es decir, podríamos resolverlos por nuestros propios medios con estrategias adecuadas que minicen su efecto y nos hagan más eficientes.

¿Qué son las Oportunidades?

Las Oportunidades son circunstancias fortuitas que favorecen el cremiento de la empresa, sobre las cuáles la empresa no ha podido ejercer una influencia directa.

 

 

Oportunidades

Las oportunidades son eventos que se presentan en el mercado sin que tengamos un control sobre ellos, que representan aspectos positivos para nuestra empresa y la posibilidad de hacerla crecer. Son de naturaleza externa, ya que surgen a consecuencia circunstancias particulares que tienen lugar en el mercado, sobre las cuáles no hemos podido ejercer una influencia directa.

¿Qué son las Amenazas?

Las amenazas representan eventos que no podemos controlar y que limitan nuestra capacidad para enfrentar los retos que nos plantea el mercado.

 

 

 

Amenazas

Las amenazas también son externas, dado que como empresa no podemos influir en su ocurrencia y representan limitantes para nuestro crecimiento en el sentido de que acotan nuestra capacidad para competir.

 

 

 

 

Listas planas

El propósito de las Listas Planas

Lo primero que debemos hacer -para iniciar nuestro análisis FODA-, es identificar y enumerar las Fortalezas y Debilidades que -como empresa-, tenemos y hacer lo propio con las Oportunidades que nos brinda el mercado, así como con las Amenazas que nos plantea.

Es conveniente que utilicemos alguna codificación para identificar de manera única y exclusiva a cada una, Por ejemplo, anotar una F, seguida por un número consecutivo, ayudará a identificar de manera exclusiva a cada Fortaleza. Lo mismo aplica a las Debilidades -usando una D y un número consecutivo, las Oportunidades -con una O- y las Amenazas -con una A-.

Sería una excelente idea involucrar a su equipo de trabajo. Recordemos que -como individuos-, podríamos cerrarnos a las situaciones específicas que podemos apreciar y ser completamente ciegos ante otras que simplemente no podemos visualizar.

Es redundante puntualizar la extrema importancia de la objetividad y la honestidad durante este proceso. Si nos esforzamos por crear una lista que sólo considere los aspectos que nos gustan y evadimos otros aspectos que -siendo muy reales-, nos sentimos cómodos al ignorar, no estaremos haciendo un análisis objetivo y el resultado será una planeación bastante endeble, que colapsará ante los signos de la primera dificultad importante que debamos enfrentar.

La Matriz FODA

¿Cuál es la función de la Matriz FODA?

Su función es correlacionar -en una base de uno a uno-, las Fortalezas, Debilidades. Oportunidades y Amenazas, con el fin de determinar las acciones concretas que se requiere llevar a cabo para, ya sea, maximizarlas o minimizarlas.

Una vez que hemos creado nuestras Listas Planas da inicio el verdadero análisis. Comenzaremos correlacionando cada Fortaleza con cada Oportunidad, de manera que para cada intersección delineemos un conjunto de acciones concretas que nos ayuden a maximizar el impacto tanto de las Fortalezas, como de las Oportunidades. Como puede entenderse, ya que buscamos maximizar ambas -Fortalezas y Oportunidades-, las estrategias que identifiquemos en este punto serán estrategias Maxi-Maxi. En otros términos, las estrategias que delineamos en este punto, definen acciones clave concretas que nos ayudarán a sacar la mayor ventaja de nuestras Fortalezas y aprovechar al máximo las Oportunidades que nos ofrece el mercado. Es necesario precisar en este punto que no necesariamente todas las Fortalezas se relacionan con todas las Oportunidades. Es decir, podría ser que algunas Fortalezas se relacionen -o tengan algún punto de convergencia-, con algunas de las Oportunidades, pero tambien podría ocurrir lo contrario. En todo caso, nos enfocaremos en identificar las intersecciones que tienen sentido para nuestros propósitos.

Completado lo anterior, haremos lo mismo, correlacionando esta vez las Fortalezas con las Amenazas. El enfoque será ahora maximizar -o sacar la mayor ventaja posible de- nuestras Fortalezas, a la vez que deseamos minimizar el impacto de las Amenazas; en otras palabras, en esta ocasión estamos formulando estrategias Maxi-Mini. De igual manera, recordemos que no es obligatorio que todas las Fortalezas se relacionen con todas las Amenazas.

Hecho esto, correlacionaremos ahora las Debilidades con las Oportunidades, en la búsqueda por minimizar el impacto de nuestras Debilidades al tiempo que maximizamos el efecto de las Oportunidades. En este caso, las estrategias son Mini-Maxi. De la misma manera que en los casos anteriores, no necesariamente se correlacionan todas las Debilidades con todas las Oportunidades.

Ahora debemos realizar el mismo procedimiento para correlacionar las Debilidades con las Amenazas. En este caso se trata de estrategias Mini-Mini. Así mismo, recordemos que no necesariamente se relacionarán todas las Debilidades con todas las Amenazas.

Una vez concluido este análisis, el producto final será un conjunto de estrategias diseñadas específicamente para atender de manera efectiva y oportuna a cada una de las Fortalezas, Oportunidades, Debilidades y Amenazas.

La Matriz de Interacciones

El propósito de la Matriz de Interacciones

Gracias a la Matriz de Interacciones podremos identificar rápidamente cómo se establece la correlación entre cada una de las Fortalezas y Debilidades con respecto a las Oportunidades y Amenazas, además de que podremos asignarles un peso -o importancia-, que nos indique a qué atender primero.

Una vez que identicamos las estrategias apropiadas para cada intersección en la Matriz FODA, ahora crearemos una versión más simplificada de dicha matriz, colocando la identificación de las Fortalezas y Debilidades -que definimos desde que elaboramos las Listas Planas-, como encabezado superior de la tabla y la identificación de las Oportunidades y Amenazas -también definida durante la elaboración de las Listas Planas-, como encabezado lateral izquierdo de la misma (ver figura superior).

Lo siguiente será colocar un cero “0”, en la intesección entre una columna -ya sea de Fortaleza o Debilidad-, con un renglón -ya sea de Oportunidad o Amenaza-, cuando no existe relación alguna entre ellas, un signo más “+”, cuando existe relación entre ellas y -quizás-, un doble signo más “++”, si la relación entre ambas es muy estrecha.

Hay quienes prefieren anotar un valor numérico. La escala es cuestión suya. Galileo solía decir que si algo no es mensurable, uno debería buscar la manera de medirlo y una forma de hacerlo, es identificar distintas caraterísticas -o categorías- y asígnarles un valor nominal a cada una. Por ejemplo, podría desarrollar la siguiente tabulación:

  1. Sin importancia aparente
  2. Trivial
  3. Importante
  4. Vital

Luego, hacer lo mismo que con la simbología (0, +, ++) y anotar uno de los valores numéricos asociados a nuestra propia taxonomía en cada una de las intersecciones, según se relacionen las columnas con los renglones.

Al terminar, sumamos los valores de cada renglón para sacar un total por renglón y de cada columna, para sacar un total por columna. Luego, podemos construir un diagrama de Pareto, en el que ordenamos de mayor a menor los totales obtenidos tanto de las columnas como de los renglones y -de esta manera-, tendremos una visión bastante clara de cuáles deben ser nuestros objetivos primordiales; es decir, cuáles debemos atender primero.

La dinámica del análisis FODA a través del tiempo

¿Cuándo hacer el Análisis FODA?

El análisis FODA no debe limitarse al instante actual. Recuerde que las circunstancias en que vive inmersa su empresa cambiarán con el tiempo. Haga también un Análisis FODA conforme a sus estimaciones de lo que ocurrirá en el mediano y largo plazo.

Es natural suponer que cuando diseñamos nuestra Matriz FODA, lo hacemos dentro de un contexto contemporáneo. Es decir, quizás nos limitemos al instante en que lo realizamos, considerando únicamente las circustancias prevalescientes en dicho momento. No obstante, es importante proyectar en base a una estimación que lo que puede acontecer ante diversos escenarios en el futuro, y realizar un Análisis FODA para cada caso que podamos identificar.

Para comprender adecuadamente esto, supongamos que las cosas funcionan exactamente como esperamos a través de nuestros objetivos; el Análisis FODA que recién hicimos quizás cubra solo el momento actual. Sin embargo, una adecuada planeación cubrirá no solo el corto, sino también -y además-, el mediano y largo plazo.

Consideremos  como corto plazo algo que ocura dentro del presente año, como mediano plazo cualquier evento que tenga lugar dentro de los primeros 3 años de operaciones y como largo plazo todo lo que ocurra de los 5 años en adelante.

Es facil comprender que las circunstancias de hoy, muy probablemente no serán parecidas a las que tendremos dentro de 3 años ni -mucho menos-, las que enfrentaremos dentro de 5 años. Si todo sale de acuerdo a lo planeado, el tamaño de nuestra empresa será diferente en los distintos periodos, ergo, las necesidades.

Luego entonces, realizar este análisis para cada era es fundamental. Es cierto que no tenemos la certeza de que lo que proyectamos efectivamente tendrá lugar, más -sin embargo-, nos dará la tranquilidad de estar preparados para enfrentar lo que venga.

La Planeación Estratégica

La ventaja de estar preparados

Una vez que conocemos las estrategias que debemos implementar en pro del crecimiento de nuestro negocio, convirtámoslas en objetivos poniéndoles fecha y agendando su ejecución. Mantengámonos alerta al cumplimiento de cada objetivo que formulemos.

Hecho nuestro Análisis FODA, es momento de agendar el desarrollo de cada una de las estrategias enumeradas, así como de definir de qué manera vigilaremos su cumplimiento, cómo lo evaluaremos y de qué manera implementaremos las acciones preventivas y correctivas que consideremos pertinentes.

Haremos esto revisando la lista de estrategias que hemos preparado mediante el Análisis FODA y pondremos fecha a la realización de cada una. Además, estableceremos procedimientos de supervisión y ajuste que podemos visualizar como un plan de contingencias para cada una.

Al hacer este trabajo estaremos convirtiendo nuestras estrategias es tácticas o, mejor aún, en objetivos concretos que nos obligamos a obedecer y realizar para alcanzar un fin común: el éxito de nuestros emprendimientos.

Conclusión

Este es el principio de la definición de nuestra filosofía corporativa, tema que trataremos en mi próximo artículo. Sin embargo, adelantaremos que la filosofía corporativa define un conjunto de actitudes deseables para el desempeño de nuestras funciones en la organización, guiadas por nuestra razón de ser y nuestras expectativas para el futuro. Evidentemente, es imposible establecer dichas actitudes si no sabemos qué tenemos que hacer ni -consecuentemente-, conocemos el rumbo hacia el cuál nos dirigimos.

Al llegar a este punto, deseablemente debemos ya comprender la importancia que tiene el Análisis FODA en el desarrollo de nuestra Planeación Estratégica. Ahora, solo debemos aplicarlo con la intención de estar preparados ante las eventualidades que nos depara el futuro, de manera que sepamos cómo responder oportunamente a los retos que nos plantea.

Fan por Fan

A %d blogueros les gusta esto: